Ir al contenido principal

Montar un cocodrilo

Ilustración de Robert Gibbing, en Helen Waddell: Beasts and Saints (1934)


Cuenta el excéntrico naturalista Charles Waterton en sus Wanderings in South America (1825) que en la selva de la Guayana se atrevió a montar un caimán.
Al parecer, no fue el único en hacerlo.
Helen Waddell recoge en Beasts and Saints ( 1934) un relato sacado de la Historia Lausiaca, de Paladio de Galacia, referente al abad Heleno, en el que viene un suceso similar.
En efecto, estando en tierra egipcíaca, hubo Heleno de cruzar un río. Dijéronle unos monjes que era peligroso cruzarlo, pues en él habitaba una bestia, o sea un cocodrilo, que ya se había comido muchos hombres. Heleno no les hizo caso y se dispuso a cruzar el río ante el asombro de todos ellos. Llamó el abad al cocodrilo y este acudió obediente a la orilla. Subió Heleno a sus espaldas y con parsimonia le transportó hasta la orilla opuesta. Luego, descendió, y antes de partir se dirigió al cocodrilo diciéndole: "Mejor será que mueras ahora, antes de que sufras el castigo por la matanza de almas". Y al punto el cocodrilo murió.

Comentarios

  1. El cocodrilo no solo fue amable, también estuvo de acuerdo en perder la vida para expiar el pecado de comer humanos. Estas leyendas tiene mucha enjundia, nos regalan la fantasía de que podemos doblegar la naturaleza a nuestro antojo. Y va a ser que no.

    ResponderEliminar
  2. Pues parece que se pueden concluir dos o tres moralejas de esta historia.
    Nunca me gustaron los reptiles y creo que me lleguen a gustar nunca. Me dan pánico.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Nuestra repugnancia a los reptiles: ¿Um atavismo de cuando los mamíferos estaban sometidos por los grandes reptiles del mesozoico? Se entendería así que los reptiles suelan representar el mal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Lupo Ayllán Y Sus Dementes1/4/14 17:12

    ... y años más tarde un niño lee la historia, fascinado , a la luz de un candil en una oscura zahúrda de Bristol.
    Aún hoy día , los días en que necesita una tregua , repasa el ajado ejemplar . Voltea el amarillo de las hojas con la punta mellada de su garfio.

    ResponderEliminar
  5. Y la historia, Lupo, sigue...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…