Ir al contenido principal

Montar un cocodrilo

Ilustración de Robert Gibbing, en Helen Waddell: Beasts and Saints (1934)


Cuenta el excéntrico naturalista Charles Waterton en sus Wanderings in South America (1825) que en la selva de la Guayana se atrevió a montar un caimán.
Al parecer, no fue el único en hacerlo.
Helen Waddell recoge en Beasts and Saints ( 1934) un relato sacado de la Historia Lausiaca, de Paladio de Galacia, referente al abad Heleno, en el que viene un suceso similar.
En efecto, estando en tierra egipcíaca, hubo Heleno de cruzar un río. Dijéronle unos monjes que era peligroso cruzarlo, pues en él habitaba una bestia, o sea un cocodrilo, que ya se había comido muchos hombres. Heleno no les hizo caso y se dispuso a cruzar el río ante el asombro de todos ellos. Llamó el abad al cocodrilo y este acudió obediente a la orilla. Subió Heleno a sus espaldas y con parsimonia le transportó hasta la orilla opuesta. Luego, descendió, y antes de partir se dirigió al cocodrilo diciéndole: "Mejor será que mueras ahora, antes de que sufras el castigo por la matanza de almas". Y al punto el cocodrilo murió.

Comentarios

  1. El cocodrilo no solo fue amable, también estuvo de acuerdo en perder la vida para expiar el pecado de comer humanos. Estas leyendas tiene mucha enjundia, nos regalan la fantasía de que podemos doblegar la naturaleza a nuestro antojo. Y va a ser que no.

    ResponderEliminar
  2. Pues parece que se pueden concluir dos o tres moralejas de esta historia.
    Nunca me gustaron los reptiles y creo que me lleguen a gustar nunca. Me dan pánico.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Nuestra repugnancia a los reptiles: ¿Um atavismo de cuando los mamíferos estaban sometidos por los grandes reptiles del mesozoico? Se entendería así que los reptiles suelan representar el mal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Lupo Ayllán Y Sus Dementes1/4/14 17:12

    ... y años más tarde un niño lee la historia, fascinado , a la luz de un candil en una oscura zahúrda de Bristol.
    Aún hoy día , los días en que necesita una tregua , repasa el ajado ejemplar . Voltea el amarillo de las hojas con la punta mellada de su garfio.

    ResponderEliminar
  5. Y la historia, Lupo, sigue...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.