Ir al contenido principal

Montaner


Joaquín Montaner, por Salvador Dalí


Aunque nacido en Villanueva de la Serena, Joaquín Montaner (1892-1957) llevó a cabo su actividad literaria en Barcelona. Fue, sobre todo, poeta, ensayista y autor dramático. En esta última faceta estrenó varias obras teatrales, algunas de ellas interpretadas por Margarita Xirgu, y se ocupó de los autores clásicos del siglo de Oro y del romanticismo. Tradujo al castellano a Maragall, Carner y Josep Mª de Sagarra. Su novela de ambiente extremeño, Don Ramiro el Grande, obtuvo el premio Ciudad de Barcelona en 1951. Uno de sus poemarios, Meditaciones líricas, impreso en Barcelona en 1918 en las prestigiosas prensas de Oliva de Vilanova, incluye poemas elegíacos (dedicados a la muerte de su hermano pequeño), intimistas y religiosos. El último poema del libro, sin embargo, contrasta con el tono poético general y resulta un tanto sorprendente. Lleva por título "A la exaltación del pueblo ruso", y estos son algunos fragmentos del mismo:

Pueblos: razas distintas del norte y del sur,
del este y del oeste;

hermanos de la nieve y de los témpanos;

amigos del alcohol; solitarios de los bosques anchurosos, místicos de las estepas;

de las montañas enormes; borrachos de las ferias y de los villorrios; mercaderes y labriegos;

gentes de piel de bronce; campesinos, supersticiosos, pobres, misérrimos. Urbe diversa.

Y vosotros libres, adinerados rústicos; hombres de fe y de buenos consejos,

ancianos de barbas luengas y apostólicas; de báculo y de sermón:

¡todos os habéis desvelado para sonreir al júbilo de vuestra Grande Aurora!

(...)

Esta es la Aurora, nada más, la aurora,

y ha de llegar, ha de sentar el día;

y ha de arder en las nubes el crepúsculo, para que, cuando el velo de la noche caiga sobre vosotros,
no sea un manto de tiniebla y muerte,

sino sólo una puerta que se entorne

para volverse a abrir y dejar clara

la visión de una diáfana blancura,

de campo en paz, de tierra en paz, de cielo

donde humeen fogatas de victoria.

¡Os alumbra una estrella, hermanos míos, y os señala una ruta. Vedla:

¡Koënisberg!






Comentarios

  1. Pues es bonito, se lee y parece muy íntimo; como si no sólo fuera para el pueblo ruso.

    *

    Perdón por los comentarios que salen repetidos, no sé por qué motivo ocurre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Lo que me temo es que Montaner, con el tiempo, debió de arrepentirse de su canto a la revolución rusa. ¡Pecados de juventud!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Sí, pero son pecadillos sin importancia jajaa...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).