Ir al contenido principal

Montaner


Joaquín Montaner, por Salvador Dalí


Aunque nacido en Villanueva de la Serena, Joaquín Montaner (1892-1957) llevó a cabo su actividad literaria en Barcelona. Fue, sobre todo, poeta, ensayista y autor dramático. En esta última faceta estrenó varias obras teatrales, algunas de ellas interpretadas por Margarita Xirgu, y se ocupó de los autores clásicos del siglo de Oro y del romanticismo. Tradujo al castellano a Maragall, Carner y Josep Mª de Sagarra. Su novela de ambiente extremeño, Don Ramiro el Grande, obtuvo el premio Ciudad de Barcelona en 1951. Uno de sus poemarios, Meditaciones líricas, impreso en Barcelona en 1918 en las prestigiosas prensas de Oliva de Vilanova, incluye poemas elegíacos (dedicados a la muerte de su hermano pequeño), intimistas y religiosos. El último poema del libro, sin embargo, contrasta con el tono poético general y resulta un tanto sorprendente. Lleva por título "A la exaltación del pueblo ruso", y estos son algunos fragmentos del mismo:

Pueblos: razas distintas del norte y del sur,
del este y del oeste;

hermanos de la nieve y de los témpanos;

amigos del alcohol; solitarios de los bosques anchurosos, místicos de las estepas;

de las montañas enormes; borrachos de las ferias y de los villorrios; mercaderes y labriegos;

gentes de piel de bronce; campesinos, supersticiosos, pobres, misérrimos. Urbe diversa.

Y vosotros libres, adinerados rústicos; hombres de fe y de buenos consejos,

ancianos de barbas luengas y apostólicas; de báculo y de sermón:

¡todos os habéis desvelado para sonreir al júbilo de vuestra Grande Aurora!

(...)

Esta es la Aurora, nada más, la aurora,

y ha de llegar, ha de sentar el día;

y ha de arder en las nubes el crepúsculo, para que, cuando el velo de la noche caiga sobre vosotros,
no sea un manto de tiniebla y muerte,

sino sólo una puerta que se entorne

para volverse a abrir y dejar clara

la visión de una diáfana blancura,

de campo en paz, de tierra en paz, de cielo

donde humeen fogatas de victoria.

¡Os alumbra una estrella, hermanos míos, y os señala una ruta. Vedla:

¡Koënisberg!






Comentarios

  1. Pues es bonito, se lee y parece muy íntimo; como si no sólo fuera para el pueblo ruso.

    *

    Perdón por los comentarios que salen repetidos, no sé por qué motivo ocurre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Lo que me temo es que Montaner, con el tiempo, debió de arrepentirse de su canto a la revolución rusa. ¡Pecados de juventud!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Sí, pero son pecadillos sin importancia jajaa...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…