Ir al contenido principal

La bruja global

Joan Amades i Gelats (1890-1959)


En el libro El mal donat (Biblioteca de Tradicions Populars, Barcelona, 1935), del etnógrafo y folklorista Joan Amades, que trata del mundo de la magia y las supersticiones populares (meleficios, encantamientos, mal de ojo, ligaduras, etc), encuentro esta curiosa referencia, que traduzco del original catalán:

"Hace unos quince años, andaba por las calles de Barcelona una vieja mendiga que sabía una famosa oración que tenía la propiedad de conjurar todo conflicto de carácter público, por grande que fuese. Para que el exorcismo tuviera eficacia era necesario saber el nombre del causante, condición indispensable, ya que el peso del recitado secaba y volvía calavera al autor de la desgracia, y mientras este se fundía y perdía grasa y vida, se iba calmando y apaciguándose el daño hecho por él. La vieja decía, con toda la buena fe, que había hecho acabar la guerra europea. Para que la oración tenga su efecto se ha de decir justo a medianoche; mientras tocan las doce se ha de empezar, y se debe repetir tres veces, estando desnudo quien la dice, a oscuras del todo y de cara a una pared blanca, la cual escucha el recitado y se encarga de hacer llegar los efectos al causante, quien en el preciso momento ya siente el peso de su culpa, llevado por la oración. El recitado tiene efectos más intensos cuanto más blanca, alta y ancha es la pared. La vieja guardaba esta famosa oración en gran secreto; pero, mediante una pródiga limosna, no tuvo inconveniente en decirnos el texto, si bien, según explicó, se reservó algunos detalles sobre la manera de pronunciarse para que fuese bien eficaz, ya que, si nos lo hubiese dicho todo, le habríamos podido hacer la competencia."

Comentarios

  1. Bueno, callarse lo fundamental es esencial en estas cosas de la brujeria, aunque la competencia sea igual de buena o de mala :)
    Estas cosas son siempre curiosas y hay que ver lo que la gente cree en ellas, hecho que también tiene su misterio o aburrimiento.
    En fin, no quiero entrar en detalles que si bien narradas parecen bonitas, en la vida real a veces son increiblemente díficil de creer. Jeje. ¡Ay!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que, en estos aspectos, hemos cambiado muy poco.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.  

Vocación reformista

  Coleen Gray: "Es una lástima que solo me gusten los hombres malos para procurar reformarlos." ( Tambores apaches , 1951, de Hugo Fregonese. Guion de David Chandler y Harry Brown).