Ir al contenido principal

Cosas robadas

Katherine Anne Porter (1890-1980)


En ese momento sintió que le había sido robado un enorme número de cosas valiosas, materiales o intangibles: objetos perdidos o rotos por su culpa; objetos que había olvidado o dejado en las casas después de una mudanza; libros prestados y no devueltos; viajes que había planeado y no había hecho; palabras que había esperado oir y no había oído; y las palabras con que se proponía responder; alternativas amargas y sustitutos intolerables peores que nada pero ineludibles; el largo y paciente sufrimiento de la amistad moribunda y la oscura e inexplicable muerte de amor... Todo lo que ella había tenido y todo lo que había echado de menos se había perdido junto y se perdía doblemente en ese derrumbe de evocación de pérdidas.

(Katherine Anne Porter, "El robo", en Cuentos completos. Traducción de Horacio Vázquez Rial. Debolsillo, 2009)  

Comentarios

  1. Me gusta la enumeracion de las cosas valiosas que perdió. Sobre todo, las palabras que esperó oir y no había oído, y más áun las que quiso pronunciar. Y no las referidas a reproches, sino las que son capaces de sacar una sonrisa.

    ResponderEliminar
  2. Este es uno de mis relatos favoritos de esta gran dama escritora del sur que es Katherine Anne Porter. Menos "afamado" que otros, en muy poco dice mucho.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge, me has recordado con este pequeño relato la película de A.Hitchcock, Marnie la ladrona. Una película que después con los años supe que era una novela de Graham.

    Gracias


    ResponderEliminar
  4. Por cierto, que lo de "ladrona" en el título se lo añadieron en España. El título original de la película era simplemente "Marnie".

    ResponderEliminar
  5. No lo sabía y es que los españoles somos muy generosos :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).