Ir al contenido principal

Cosas robadas

Katherine Anne Porter (1890-1980)


En ese momento sintió que le había sido robado un enorme número de cosas valiosas, materiales o intangibles: objetos perdidos o rotos por su culpa; objetos que había olvidado o dejado en las casas después de una mudanza; libros prestados y no devueltos; viajes que había planeado y no había hecho; palabras que había esperado oir y no había oído; y las palabras con que se proponía responder; alternativas amargas y sustitutos intolerables peores que nada pero ineludibles; el largo y paciente sufrimiento de la amistad moribunda y la oscura e inexplicable muerte de amor... Todo lo que ella había tenido y todo lo que había echado de menos se había perdido junto y se perdía doblemente en ese derrumbe de evocación de pérdidas.

(Katherine Anne Porter, "El robo", en Cuentos completos. Traducción de Horacio Vázquez Rial. Debolsillo, 2009)  

Comentarios

  1. Me gusta la enumeracion de las cosas valiosas que perdió. Sobre todo, las palabras que esperó oir y no había oído, y más áun las que quiso pronunciar. Y no las referidas a reproches, sino las que son capaces de sacar una sonrisa.

    ResponderEliminar
  2. Este es uno de mis relatos favoritos de esta gran dama escritora del sur que es Katherine Anne Porter. Menos "afamado" que otros, en muy poco dice mucho.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge, me has recordado con este pequeño relato la película de A.Hitchcock, Marnie la ladrona. Una película que después con los años supe que era una novela de Graham.

    Gracias


    ResponderEliminar
  4. Por cierto, que lo de "ladrona" en el título se lo añadieron en España. El título original de la película era simplemente "Marnie".

    ResponderEliminar
  5. No lo sabía y es que los españoles somos muy generosos :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…