Ir al contenido principal

Abrazo mortal

 
    Howard empujó las puertas del local y penetró como un huracán. El espectáculo que se ofreció a su contemplación era dantesco (...).
    Dos hombres a los que reconoció al instante -Ward y Jackson- permanecían casi abrazados en el centro del espacio libre. Y el brazo izquierdo de Ward pasaba por encima de los hombros de Jackson, atrayéndolo, y también Jackson había hecho lo mismo con Ward. Daba la impresión de que los dos estaban unidos por un abrazo. Pero, en realidad, lo que les unía era la muerte.
    La mano derecha de Ward empuñaba un cuchillo de caza que había clavado en el bajo vientre de Jackson y furiosamente tiró hacia arriba, abriéndole y rasgándole los pulmones.
    También Jackson empuñanba un cuchillo y consiguió hundirlo en la carne de Ward, muy cerca del corazón, haciéndole aullar de dolor y matándole cuando la afilada hoja le alcanzó el corazón.
    Los dos estaban muertos, pero se mantenían en pie, apoyados el uno en el otro.
    El silencio era total...


( Emiliano Santos Zapata, Llega la muerte. Colección Oeste, Editorial Rollán, 1966)

Comentarios

  1. Hombre, no me extraña que el silencio fuera total.
    Me intriga que ambos estuvieran de pie, después de ejercitar tales maniobras. Es una escena tan truculenta...y silenciosa.

    ResponderEliminar
  2. Es una escena bastante forzada, en la que el autor parece querer mostrar un duelo algo "distinto". Pero se le fue la mano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No me había fijado, pero sí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Curioso que dos hombres que se matan, lo hagan de esta manera. Esto sólo pasa en el oeste.
    ¡Qué maravilla de texto!.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Imaginación no le falta al autor, desde luego...
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…