Ir al contenido principal

Summers


Este reverendo de aspecto bonachón y un tanto melifluo es Montague Summers (1880-1948), en su tiempo uno de los mayores especialistas en literatura de lo oculto y lo sobrenatural. Estudió en el Trinity College y fue ordenado diácono anglicano en 1908. Destinado a una parroquia de Bristol fue acusado de pederastia, pero en el juicio fue encontrado inocente. En un momento del proceso, Summers dejó la Iglesia de Inglaterra, se convirtió al catolicismo y fue ordenado sacerdote. Más tarde se estableció en Oxford.
Su portentosa erudición abarcó desde la brujería al sanguinolento teatro de la Restauración, pasando por los vampiros, los demonios, los fantasmas y los hombres lobo. Entre sus muchas obras se pueden destacar: The Vampire in Europe (1929), The Werewolf (1933), The Gothic Quest: A History of the Gothic Novel (1938) y Witchcraft and Black Magic (1946). En los últimos años de su vida Summers también rescató del olvido y editó numerosos romances góticos y de terror, entre ellos las siete "horrid novels" de las que se habla en Northanger Abbey, de Jane Austen.
El reverendo Montague Summers sigue siendo un enigma. Defensor de la fe católica más ortodoxa, no escondió sin embargo su fascinación por autores y asuntos considerados morbosos. Así, por ejemplo, en 1919 dictó una conferencia en la British Society for the Study of Sex Psychology sobre "El Marqués de Sade. Un estudio en algolagnia", incluida en el el libro Essays in Petto (1928). En ella escribe Summers con gran desenvoltura de las prácticas sodomíticas y sadomasoquistas que aparecen en los libros del marqués, a quien no solo no condena sino que disculpa: "Que tiene páginas de flagrante obscenidad nadie lo niega, ¿pero acaso hemos de subestimar su importancia a causa de ellas?" Y concluye: "Lo sexual, debidamente compredido, se asienta profundamente en el corazón viviente de toda humanidad, toda filosofía, sabiduría y religión". Ua opinión realmente sorprendente para un cura católico de principios del siglo XX.

Comentarios

  1. ¡Qué miedo! ¡qué extraño! ¡qué historia!... y aquí lo tenemos, con nosotros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Extraño lo es, desde luego.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.