Ir al contenido principal

Gavala


Juan Gavala y Laborde (1885-1977)

Juan Gavala y Laborde fue un distinguido ingeniero de minas y geólogo, muy vinculado al Puerto de Santa María, que trabajó fundamentalmente en la región andaluza, cartografiando varias hojas del Mapa Geológico de España a escala 1.50.000, entre ellas la nº 1.061, correspondiente a Cádiz, cuya explicación, publicada en 1959, lleva el singular título de La Geología de la Costa y Bahía de Cádiz y el poema "Ora Maritima", de Avieno.
El interés de Gavala por el el poema geográfico latino de Rufo Festo Avieno se remonta a poco antes de la guerra civil cuando se hallaba preparando la memoria de la hoja de Asperillo. En este tiempo tuvo conocimiento del libro de Adolf Schulten Tartessos. Contribución a la historia antigua de Eccidente (1924), en el que se citan varios pasajes de de la Ora Maritima referentes a la costa gaditana. A partir de entonces Gavala se propuso estudiar con detenimiento las correspondencias entre las descripciones de Avieno y las rasgos actuales del litotal de Cádiz.
De las 315 páginas de que consta la memoria explicativa de la hoja de Cádiz, 96 se dedican a la descripción geológica de los terrenos; y las 219 páginas restantes lo constituye un "Apéndice" con la edición corregida del poema de Avieno, la traducción al castellano del propio Gavala, así como las notas, comentarios y mapas. Entre las aportaciones más relevantes está la la localización geográfica del Lago Ligustino y la Isla Cartare, que según Gavala no sería una isla sino la parte de tierra comprendida entre los entre los estuarios del Guadalete y del Guadalquivir.  

Comentarios

  1. Gracias Jorge por traernos a Juan Gavala. Estos personajes que parecen olvidados y los rescatas, fuera de los que habitualmente ya leemos siempre.
    Algo conocía de él.

    Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…