Ir al contenido principal

Gavala


Juan Gavala y Laborde (1885-1977)

Juan Gavala y Laborde fue un distinguido ingeniero de minas y geólogo, muy vinculado al Puerto de Santa María, que trabajó fundamentalmente en la región andaluza, cartografiando varias hojas del Mapa Geológico de España a escala 1.50.000, entre ellas la nº 1.061, correspondiente a Cádiz, cuya explicación, publicada en 1959, lleva el singular título de La Geología de la Costa y Bahía de Cádiz y el poema "Ora Maritima", de Avieno.
El interés de Gavala por el el poema geográfico latino de Rufo Festo Avieno se remonta a poco antes de la guerra civil cuando se hallaba preparando la memoria de la hoja de Asperillo. En este tiempo tuvo conocimiento del libro de Adolf Schulten Tartessos. Contribución a la historia antigua de Eccidente (1924), en el que se citan varios pasajes de de la Ora Maritima referentes a la costa gaditana. A partir de entonces Gavala se propuso estudiar con detenimiento las correspondencias entre las descripciones de Avieno y las rasgos actuales del litotal de Cádiz.
De las 315 páginas de que consta la memoria explicativa de la hoja de Cádiz, 96 se dedican a la descripción geológica de los terrenos; y las 219 páginas restantes lo constituye un "Apéndice" con la edición corregida del poema de Avieno, la traducción al castellano del propio Gavala, así como las notas, comentarios y mapas. Entre las aportaciones más relevantes está la la localización geográfica del Lago Ligustino y la Isla Cartare, que según Gavala no sería una isla sino la parte de tierra comprendida entre los entre los estuarios del Guadalete y del Guadalquivir.  

Comentarios

  1. Gracias Jorge por traernos a Juan Gavala. Estos personajes que parecen olvidados y los rescatas, fuera de los que habitualmente ya leemos siempre.
    Algo conocía de él.

    Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).