Ir al contenido principal

Ermitaños ornamentales

El retiro de Painshill, grabado de Friedrich Ludwig von Sckell

A mediados de la década de 1770 un tal Mr. Hamilton puso un anuncio ofreciendo una plaza de ermitaño para su retiro de Painshill, en Cobham, Surrey. Para ello se le proveería de una Biblia, unas lentes para leer, una alfombrilla como lecho, un escabel como almohada y un reloj de arena para medir el tiempo. El agua y la comida irían por parte de la casa, pero no podría intercambiar palabra alguna con los sirvientes. Debería permanecer en el puesto siete años, no exceder en ningún caso los límites fijados, ir descalzo, vestir hábito de estameña y no cortarse la barba ni las uñas. De cumplir con todas y cada una de las condiciones, se le recompensaría con 700 guineas, pero si abandonaba antes del tiempo estipulado no recibiría nada.
Al parecer una persona lo intentó, pero no pasó de las tres semanas.
Los "ermitaños ornamentales" constituyen una de la formas de excentricidad -ya señalada por Edith Sitwell en Ingleses excéntricos (1933)- más curiosas entre la aristocracia rural y los terratenientes ingleses de la época georgiana. No todas los retiros construidos en los jardines de sus mansiones tuvieron huéspedes, la mayoría permanecieron vacíos o a lo sumo con un muñeco haciendo las veces de ermitaño. Gordon Campbell en su interesante The Hermit in the Garden (2013) traza su historia europea desde la época romana hasta los gnomos de piedra de los adosados de nuestros días.
Según Campbell el número de ermitas o retiros en los jardines de Gran Bretaña e Irlanda, desaparecidas o aún existentes, ascendería a un centenar.
España también tuvo sus decorativas ermitas. En los jardines del Buen Retiro hubo siete, construidas a semejanza de las que había en Montserrat, de las que solo sobreviven dos. En los de Aranjuez hubo trece, todas destruidas; en el barcelonés Laberinto de Horta, residencia del marqués de Llupià y Alfarràs, hubo una, hoy desaparecida; y en el madrileño Palacio El Capricho, de la Alameda de Osuna, también hubo otra. Se dice que esta última fue ocupada por el Hermano Arsenio durante 26 años hasta su muerte en 1802, siendo sucedido por su amigo el Hermano Eusebio, hasta que en 1816 los ermitaños vivientes fueron remplazados por un autómata. Pero no es seguro.

Comentarios

  1. Mr. Hamilton, bien quería hacer del ermitaño un Santo, un parásito o una especie de Sidharta.
    Ahora veré a los gnomos de piedra de otra manera, si antes me parecían pequeñas criaturas, además serán, ermitaños que todavían no han despertado de su letargo en el retiro.

    Gracias por traer esta bonita historia.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, por tus comentarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat