Ir al contenido principal

Ermitaños ornamentales

El retiro de Painshill, grabado de Friedrich Ludwig von Sckell

A mediados de la década de 1770 un tal Mr. Hamilton puso un anuncio ofreciendo una plaza de ermitaño para su retiro de Painshill, en Cobham, Surrey. Para ello se le proveería de una Biblia, unas lentes para leer, una alfombrilla como lecho, un escabel como almohada y un reloj de arena para medir el tiempo. El agua y la comida irían por parte de la casa, pero no podría intercambiar palabra alguna con los sirvientes. Debería permanecer en el puesto siete años, no exceder en ningún caso los límites fijados, ir descalzo, vestir hábito de estameña y no cortarse la barba ni las uñas. De cumplir con todas y cada una de las condiciones, se le recompensaría con 700 guineas, pero si abandonaba antes del tiempo estipulado no recibiría nada.
Al parecer una persona lo intentó, pero no pasó de las tres semanas.
Los "ermitaños ornamentales" constituyen una de la formas de excentricidad -ya señalada por Edith Sitwell en Ingleses excéntricos (1933)- más curiosas entre la aristocracia rural y los terratenientes ingleses de la época georgiana. No todas los retiros construidos en los jardines de sus mansiones tuvieron huéspedes, la mayoría permanecieron vacíos o a lo sumo con un muñeco haciendo las veces de ermitaño. Gordon Campbell en su interesante The Hermit in the Garden (2013) traza su historia europea desde la época romana hasta los gnomos de piedra de los adosados de nuestros días.
Según Campbell el número de ermitas o retiros en los jardines de Gran Bretaña e Irlanda, desaparecidas o aún existentes, ascendería a un centenar.
España también tuvo sus decorativas ermitas. En los jardines del Buen Retiro hubo siete, construidas a semejanza de las que había en Montserrat, de las que solo sobreviven dos. En los de Aranjuez hubo trece, todas destruidas; en el barcelonés Laberinto de Horta, residencia del marqués de Llupià y Alfarràs, hubo una, hoy desaparecida; y en el madrileño Palacio El Capricho, de la Alameda de Osuna, también hubo otra. Se dice que esta última fue ocupada por el Hermano Arsenio durante 26 años hasta su muerte en 1802, siendo sucedido por su amigo el Hermano Eusebio, hasta que en 1816 los ermitaños vivientes fueron remplazados por un autómata. Pero no es seguro.

Comentarios

  1. Mr. Hamilton, bien quería hacer del ermitaño un Santo, un parásito o una especie de Sidharta.
    Ahora veré a los gnomos de piedra de otra manera, si antes me parecían pequeñas criaturas, además serán, ermitaños que todavían no han despertado de su letargo en el retiro.

    Gracias por traer esta bonita historia.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, por tus comentarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV