Ir al contenido principal

El gran momento

Manuel Halcón (1903-1989)

Una de las alegrías que aguardan al escritor mediada su obra es la de prometerse a sí mismo la continuación. Para que esto prenda en la conciencia hay que haber pasado la experiencia de los lectores. Lectores que sean amigos del libro de uno, pero no de uno. Un lector que no deba nada al autor, ni siqueira al ejemplar. Ha de saber también dónde ha podido llegar con su mala intención un crítico adverso. ¿Puede destruir a un autor? He sentido en mi carne que uno lo ha intentado sin tomarse el trabajo de demostrar nada. Lo único que ha conseguido es que algún otro crítico no se atreva a elogiarme. Tampoco está mal tener algo enfrente. Aún me queda mucho por saber de mi modesta obra. Pienso, igual que cada uno, escribir el libro de la esperanza, que llene mi alma. El alma de escritor que no piensa sólo en el público, que redacta su testamento espiritual sin prisa porque escribe para él, sin otra pretensión que la de darle libertad a su verdad íntima, a la hija legítima de su conciencia individual. El libro que calme inquietudes del espíritu y dé contestación, casi paternal, a las pasadas exigencias del cuerpo. Libro escrito cuando la naturaleza ya no exige, pero aún pide con cara sumisa su parte indispensable. Este es el buen estado, el gran momento del escritor para rendirse a sí mismo su obra, que podría ser la obra para los demás.

(Manuel Halcón en: VV.AA. El autor enjuicia su obra, Editora Nacional, Madrid, 1966)   

Comentarios

  1. Hola Jorge, un título excepcional.
    Siempre tengo mis dudas sobre los críticos literarios, muchas más que de los "buenos lectores". Que a mi padecer vienen a ser muy pocos para tantos escritores que hay.

    Genial la reflexión de Manuel Halcón,

    saludos.



















    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Me parece una reflexión sincera, de un escritor que estaba ya de vuelta de (casi) todo.

    ResponderEliminar
  5. Jorge perdona esos comentarios, es que me salieron así.

    Lo has dicho muy bien, una reflexión muy sincera, y es que cuando uno está de vuelta de casi todo tiene dos opciones, bien aceptar la realidad o engañarse a sí mismo para seguir rodando sin ningún sentido.
    Gracias

    ResponderEliminar
  6. MI impresión es que las novelas de Manuel Halcón han resistido mal el paso del tiempo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. No he leído ninguna nada de su obra, pero esa reflexión me parece propia de un escritor que quiere alcanzar un conocimiento de sí mismo y que, aunque sea herido por la crítica -o algunos críticos-, seguirá adelante porque no se trata de un desafío, sino de afirmar su condición de persona -que escribe-.

    ResponderEliminar
  8. Retablo: Es posible que las novelas de Halcón no resistan muy bien el paso del tiempo. Tal vez. No las he leído todas, desde luego, pero me quedo con "Los Dueñas", que me parece una novela muy sólida.
    Amaltea: creo que tu análisis es certero.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …