Ir al contenido principal

El gran momento

Manuel Halcón (1903-1989)

Una de las alegrías que aguardan al escritor mediada su obra es la de prometerse a sí mismo la continuación. Para que esto prenda en la conciencia hay que haber pasado la experiencia de los lectores. Lectores que sean amigos del libro de uno, pero no de uno. Un lector que no deba nada al autor, ni siqueira al ejemplar. Ha de saber también dónde ha podido llegar con su mala intención un crítico adverso. ¿Puede destruir a un autor? He sentido en mi carne que uno lo ha intentado sin tomarse el trabajo de demostrar nada. Lo único que ha conseguido es que algún otro crítico no se atreva a elogiarme. Tampoco está mal tener algo enfrente. Aún me queda mucho por saber de mi modesta obra. Pienso, igual que cada uno, escribir el libro de la esperanza, que llene mi alma. El alma de escritor que no piensa sólo en el público, que redacta su testamento espiritual sin prisa porque escribe para él, sin otra pretensión que la de darle libertad a su verdad íntima, a la hija legítima de su conciencia individual. El libro que calme inquietudes del espíritu y dé contestación, casi paternal, a las pasadas exigencias del cuerpo. Libro escrito cuando la naturaleza ya no exige, pero aún pide con cara sumisa su parte indispensable. Este es el buen estado, el gran momento del escritor para rendirse a sí mismo su obra, que podría ser la obra para los demás.

(Manuel Halcón en: VV.AA. El autor enjuicia su obra, Editora Nacional, Madrid, 1966)   

Comentarios

  1. Hola Jorge, un título excepcional.
    Siempre tengo mis dudas sobre los críticos literarios, muchas más que de los "buenos lectores". Que a mi padecer vienen a ser muy pocos para tantos escritores que hay.

    Genial la reflexión de Manuel Halcón,

    saludos.



















    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Me parece una reflexión sincera, de un escritor que estaba ya de vuelta de (casi) todo.

    ResponderEliminar
  5. Jorge perdona esos comentarios, es que me salieron así.

    Lo has dicho muy bien, una reflexión muy sincera, y es que cuando uno está de vuelta de casi todo tiene dos opciones, bien aceptar la realidad o engañarse a sí mismo para seguir rodando sin ningún sentido.
    Gracias

    ResponderEliminar
  6. MI impresión es que las novelas de Manuel Halcón han resistido mal el paso del tiempo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. No he leído ninguna nada de su obra, pero esa reflexión me parece propia de un escritor que quiere alcanzar un conocimiento de sí mismo y que, aunque sea herido por la crítica -o algunos críticos-, seguirá adelante porque no se trata de un desafío, sino de afirmar su condición de persona -que escribe-.

    ResponderEliminar
  8. Retablo: Es posible que las novelas de Halcón no resistan muy bien el paso del tiempo. Tal vez. No las he leído todas, desde luego, pero me quedo con "Los Dueñas", que me parece una novela muy sólida.
    Amaltea: creo que tu análisis es certero.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Beber y no olvidar

Claudia Barrett: Invítame a un trago y escucharé sus problemas.
Tony Young: Si lo hago, quizás se me olviden.

(Taggart, 1964, de R. G. Springsteen. Guion de Robert Creighton Williams).

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …