Ir al contenido principal

¿Crimen o accidente?


 -Ha sido con atropina -murmuró pesadamente-. Un envenenamiento fulminante e irremediable.
   (...)
   -Todo debió suceder a causa de una terrible confusión -exclamó poco a poco-. Mi mujer tomaba estupefacientes ¿no lo sabías? y era desordenada en su vida interior. La atropina figuraba entre el revoltijo de pequeños frascos, porque alguien se la recomendó como poderoso estimulante. Esta noche...
   Una luz de secreta incredulidad llenaba las pupilas de Valderrey.
   -¿Crees que con la atracción de la fiesta era oportuno acudir en busca de la vida ficticia de una droga? -preguntó acusador.
   -Habíamos sostenido una discusión desagradable y trascendental, que por una vez le robó a Elsa el humor -repuso Gabriel con trágica sencillez-. Sí, comprendo que buscara el falso placer de la cocaína y también que vertiera excesiva cantidad en el vaso; incluso que no se preocupara de asegurarse acerca de la autencidad del contenido ansiado.
   Joaquín se puso en pie nervioso, dando algunos paseos por la estancia.
   -¿He de creerte? -preguntó luego deteniéndose junto a él.

(Trini de Figueroa, Cenizas, Colección Rosaura, Editorial Bruguera, 1953)
  

Comentarios

  1. La definición "desordenada vida interior" me sugiere una lenceria desastrosa, claro, por eso se daba a toda clase vicios. Y lo de la "conversación desagradable y trascendental" me deja en ascuas. ¿Quizás quiso convencerla de que debía dejar la cocaína para sustituirla por la lectura de La crítica de la razón pura?
    Creo que nunca lo sabremos, estimado Jorge Ordaz.

    ResponderEliminar
  2. ¡Uy!, él tiene una mirada y esa postura de sus manos que dice: ¡Bien!, ya no tengo que hacerlo yo.

    ¿Es la intención lo que cuenta?, aunque no se lleve a cabo.
    Y ella, eso de rebujar el wisky con las pastillas ¡qué difícil pone el caso!.

    Jeje, un beso.

    ResponderEliminar
  3. Todo un misterio, Amaltea y L.N.J. Siempre nos quedará la duda.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.