Ir al contenido principal

Una chica de saloon



   Sin detenerse a pensar en nada, Forrest se puso en pie tomando a la chica por un brazo, al tiempo que le decía al repugnante rijoso:
   -La señorita no está a gusto en compañía de un degenerado como tú.
   El fulano, que no acababa de creerse lo que estaba oyendo, parpadeó atónito.
   -¡Pe-pero...! ¡Si serás hijo de la grandísima zorra! ¿Es que quieres que te mate, cabrón de mierda?
   Sean comprendió que nunca se podría poner de acuerdo con un tarado mental incapaz de dialogar, razón por la cual, sin pensárselo dos veces, le clavó, violenta, duramente, la rodilla derecha en mitad de los genitales.
   -¡Aaaaaaaag! -rugió, encogiéndose al punto con infinita expresión de dolor.
   -Así se calmarán tus ansias lúbricas, marrano -le explicó con burlona sonrisa. Y dirigiéndose a la mujer que también le miraba asombrada, dijo-: Ven, princesa... El destino acaba de ser terriblemente generoso contigo presentándote al hombre de tu vida.

(Frank Caudett, "El Gutiérrez" City, Editorial Astri, Colección Diligencia, 1986) 

Comentarios

  1. jeje, desgarrador! qué buena historia. Así se ama ¡sí, señor!.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Amores que matan...o te dejan muerto.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…