Ir al contenido principal

Toda una vida


-¿Qué quieres? ¿Una vida entera en una sola noche?

(Dorothy Malone en El hombre de las pistolas de oro, 1959, de Edward Dmytryk. Guion de Robert Alan Arthur, basado en la novela Warlock de Oakley Hall)

Comentarios

  1. Qué pedazo de verso, qué dedazos de brutos poetas jaja...

    Me encantó.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Un buen verso, en verdad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lupo Ayllán y sus Dementes30/1/14 12:20

    Buenas Dr. :
    Si no es molestia , ¿ podría envíarnos de alguna manera el original del poema de Harry Brown dedicado a Crane que , traducido por vd. , colgó hace unos meses ?
    Si necesita dirección electrónica hagámelo saber y se la envío . Siempre que le parezca oportuno , claro . gracias .

    ResponderEliminar
  4. No hay problema. Necesitaría, eso sí, una dirección de correo electrónico.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lupo Ayllán Y SS. DD.30/1/14 17:20

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).