Ir al contenido principal

Tocando el xilofón



    La pelirroja Marjorie Georgia Ann estaba en el suelo, sobre una piel de leopardo. Se cubría con un pantalón negro muy ceñido y una blusa verde. Sus pies estaban desnudos. Había puesto seis copas delante de ella. Cada una de las copas contenía un licor. Manejaba con la diestra una cucharilla con la que golpeaba las copas arrancándoles un tañido. De esta forma había logrado un instrumento musical que quería remedar un xilofón.
(...)
    Cliff cerró la puerta y miró a la pelirroja.
    La joven apoyó las palmas de las manos en el suelo, a su espalda, y sus senos se irguieron.
    -Acércate, Cliff.
    -¿Y si él viene?
    -A quién tienes miedo, a él o a mí?
    -A ninguno de los dos.
    -Pruébalo, valiente.
    Cliff echó a andar hacia la joven.
    Entonces ella se levantó y puso los brazos en jarras.
    -¿Desde cuándo me quieres, Cliff?
    La nuez de Everly bailó en la garganta. Miraba a la joven sin decir nada.

(Keith Luger, Masacre en Florida, Bruguera, Colección Servicio Secreto, 1964)   


 

Comentarios

  1. Uff, muy romántico y atrevido. Y tan sencillo, que aún gusta más.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Magnífico texto. Una descripción precisa. No soy aficionado al cine pero me imagino el recorrido de la cámara.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  3. Economía de medios se le llama a eso.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …