Ir al contenido principal

Miller

Henry Miller (1891-1980)

En su libro de viajes por Estados Unidos Una pesadilla con aire acondicionado (1945) (hay reciente edición en Navona, con traducción de José Luis Piquero), Henry Miller dedica unas emocionadas palabras a glosar la emoción que le produjo la visión de esta maravilla geológica que es el Gran Cañón:

"Cuando llegas al Gran Cañón es como si la Naturaleza se deshiciera en súplicas. De media, el cañón solo tiene de diez a dieciocho millas de cresta a cresta, pero lleva dos días atravesarlo a pie o a caballo. Al correo le lleva cuatro días cruzarlo de un extremo al otro, un viaje fantástico en el que tus cartas atraviesan cuatro estados. Animales y pájaros raramente cruzan el abismo. Los pájaros y la vegetación difieren de una meseta a otra. Al pasar de la cima al fondo, recorre uno prácticamente todos los cambios climáticos conocidos en el globo, salvo los extremos ártico y antártico. Entre dos formaciones de roca hay, según los científicos, un intervalo de 500.000.000 de años Es insensato, completamente insensato, y al mismo tiempo tan grandioso, tan sublime, tan ilusorio, que cuando llegas allí por primera vez te derrumbas y lloras de alegría. Yo al menos lo hice."

Comentarios

  1. Me hubiese encantado haberlo conocido en persona, uno de los hombres más promiscuos que ha visitado el Gran Cañón, seguro.
    Sólo él podía expresarse así y derrumbarse ante la insensatez y lo grandioso.
    Cuando él falleció yo tenía 28 años.
    Él conoció a Anaïs cuando ella tenía 28 y él 40.

    Al menos me hubiese gustado ir a su entierro:)...

    será por soñar!


    ResponderEliminar
  2. Hubiese sido interesante hacer el viaje con él por los EE.UU. Aburrido seguro que no sería.
    Saludos, José Luis y L.N.J.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.