Ir al contenido principal

Cuthbert y las nutrias

San Cuthbert (634-687)

En el libro de Philip Hoare El mar interior (El Ático de los Libros, 2013. Trad. de Joan Eloi Roca) se habla en un pasaje de san Cuthbert de Lindisfarne:

Este hombre, rubio y altlético, "un zurdo incorregible", se convirtió en un amante fervoroso de los  pájaros y los animales y en un un no menos fervoroso misionero del norte de Inglaterra y Escocia. Su figura alimentó notables historias de milagros, relatados por su hagiógrafo, el Venerable Beda. En una ocasión, cuando una tormenta lo varó en una playa picta durante tres días, Cuthbert y sus hambrientos hermanos encontraron tres trozos de carne de delfín recién cortados y listos para cocinar (...) En otra ocasión, mientras se alojaba en la abadía de Coldingham, en la costa de Escocia, Cuthbert salió por la noche a rezar y se metió desnudo en el agua. Los monjes del norte eran dados a esas gélidas inmersiones nocturnas para evitar no dormirse en sus largas vigilias...
Después de pasar las horas de oscuridad metido hasta el cuello en el agua, Cuthbert regresaba a la orilla al amanecer, seguido por dos nutrias que jugueteaban entre sus pies, calentándole los dedos con su aliento y secándolos con su piel. Cuando terminaron, el santo las bendijo y regresaron al mar.  

Según Las Vidas de los Santos Padres, Mártires y otros Santos Principales (1756), del reverendo Alban Butler, san Cuthbert, previendo que su muerte se acercaba se retiró a la pequeña isla de Farne, para llevar una vida de ermitaño:

El lugar estaba deshabitado y no tenía ni agua, ni árboles ni grano. Cuthbert se construyó una cabaña y obtuvo gracias a sus plegarias abundante agua fresca en su celda. Aunque los hermanos vinieron a visitarlo, les dio consejo espiritual sólo a través de una ventana, sin salir nunca de su celda.





Comentarios

  1. No hay duda, era un santo.
    Habrá que invocar a San Cuthbert cuando la ocasión lo requiera, no a tontas y a locas, por capricho de un día.
    Desde luego, sobrevivir una noche de baño en aguas escocesas, aunque sea en verano, es un prodigio sin parangón.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Méritos para ser un santo prodigioso desde luego hizo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lejos de creerme estos milagros, pienso que hay personas verdaderamente buenas que se merecen que se les reconozca como tales. Y más con esas historias tan bonitas. Por eso hay que llamarlo así.
    No es lo mismo San que Don Cuthbert jeje

    besos.




    ResponderEliminar
  4. Por cierto, he de decir que "El mar interior de Philip Hoare" está lleno de variadas e interesantes historias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).