Ir al contenido principal

Agustí

Ignacio Agustí (1913-1974)


Con motivo de los cien años del nacimiento del escritor Ignacio Agustí, he vuelto a leer su novela más conocida: Mariona Rebull (1944), primera de la serie "La ceniza fue árbol". Dentro de los cánones de la novela tradicional, de corte realista, la novela de Agustí resiste bastante bien el paso del tiempo. Algunas de sus descripciones poseen indudable fuerza y siguen vivas en el imaginario de muchos lectores. Así, por ejemplo, la escena, después del atentado en el Teatre del Liceu, en la que Joaquín Rius sube las escaleras con el cadáver de Mariona en brazos:
"Uno a uno, con seguridad creciente, iba subiendo los peldaños, por la parte de fuera de la alfombra, para sentir la seguridad del contacto. Y al fin del primer tramo, casi en el rellano, se detuvo, porque había oído un rumor de que algo se perdía, que huía cristalinamente; eran golpecillos secos y rotundos, saltarines, sobre el mármol de los peldaños. Se volvió, apenas, y vio cómo iban saltando por los peldaños, hasta ganar el suelo, las perlas del collar. Sintió en la espalda el gran escalofrío."
Estas perlas del collar de Mariona saltando escaleras abajo y, sobre todo, el hecho de subir Rius las escaleras "por la parte de fuera de la alfombra, para sentir la seguridad del contacto", son detalles de  gran narrador.
He leído Mariona Rebull en un ejemplar de la tercera edición (enero de 1945), que le regaló mi padre por el Día del Libro a mi madre cuando aún eran novios. En el interior del mismo he encontrado un recorte del famoso artículo que Azorín escribió en Destino acerca de la novela de Agustí. Dice Azorín, entre otras consideraciones:
"Todo un periodo de la historia de Barcelona ha entrado en nosotros. Y ha entrado con más fuerza, con más emoción, con caracteres más indelebles que en la verdadera historia. Y es porque la poesía vence a la realidad. Por fin, tenemos un novelista."


Comentarios

  1. ¡Qué difícil es la justicia literaria! Sobre todo con los personajes incómodos. Agustí retrató una época, y lo hizo bien, que es más de lo que hacen muchos. A veces (no siempre) hay que aparcar los prejuicios. La literatura, el arte, tiene esa ventaja.

    ResponderEliminar
  2. Te recomiendo, si no la conoces, la biografía "Ignacio Afgustí, el árbol y la ceniza", de Sergi Doria, aparecida este año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han hablado bien de ella, Jorge. Gracias. Tomo nota.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Jorge, me gusta mucho como presentas los libros que lees. Dejas la miel en los labios de manera muy humilde.
    Voy a buscar la novela de Ignacio Agustí para leerla.
    Milan Kundera, es "otro" de los míos.

    Gracias

    ResponderEliminar
  5. Gracias, J.N.J. Kundera es un grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…