Ir al contenido principal

Agustí

Ignacio Agustí (1913-1974)


Con motivo de los cien años del nacimiento del escritor Ignacio Agustí, he vuelto a leer su novela más conocida: Mariona Rebull (1944), primera de la serie "La ceniza fue árbol". Dentro de los cánones de la novela tradicional, de corte realista, la novela de Agustí resiste bastante bien el paso del tiempo. Algunas de sus descripciones poseen indudable fuerza y siguen vivas en el imaginario de muchos lectores. Así, por ejemplo, la escena, después del atentado en el Teatre del Liceu, en la que Joaquín Rius sube las escaleras con el cadáver de Mariona en brazos:
"Uno a uno, con seguridad creciente, iba subiendo los peldaños, por la parte de fuera de la alfombra, para sentir la seguridad del contacto. Y al fin del primer tramo, casi en el rellano, se detuvo, porque había oído un rumor de que algo se perdía, que huía cristalinamente; eran golpecillos secos y rotundos, saltarines, sobre el mármol de los peldaños. Se volvió, apenas, y vio cómo iban saltando por los peldaños, hasta ganar el suelo, las perlas del collar. Sintió en la espalda el gran escalofrío."
Estas perlas del collar de Mariona saltando escaleras abajo y, sobre todo, el hecho de subir Rius las escaleras "por la parte de fuera de la alfombra, para sentir la seguridad del contacto", son detalles de  gran narrador.
He leído Mariona Rebull en un ejemplar de la tercera edición (enero de 1945), que le regaló mi padre por el Día del Libro a mi madre cuando aún eran novios. En el interior del mismo he encontrado un recorte del famoso artículo que Azorín escribió en Destino acerca de la novela de Agustí. Dice Azorín, entre otras consideraciones:
"Todo un periodo de la historia de Barcelona ha entrado en nosotros. Y ha entrado con más fuerza, con más emoción, con caracteres más indelebles que en la verdadera historia. Y es porque la poesía vence a la realidad. Por fin, tenemos un novelista."


Comentarios

  1. ¡Qué difícil es la justicia literaria! Sobre todo con los personajes incómodos. Agustí retrató una época, y lo hizo bien, que es más de lo que hacen muchos. A veces (no siempre) hay que aparcar los prejuicios. La literatura, el arte, tiene esa ventaja.

    ResponderEliminar
  2. Te recomiendo, si no la conoces, la biografía "Ignacio Afgustí, el árbol y la ceniza", de Sergi Doria, aparecida este año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han hablado bien de ella, Jorge. Gracias. Tomo nota.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Jorge, me gusta mucho como presentas los libros que lees. Dejas la miel en los labios de manera muy humilde.
    Voy a buscar la novela de Ignacio Agustí para leerla.
    Milan Kundera, es "otro" de los míos.

    Gracias

    ResponderEliminar
  5. Gracias, J.N.J. Kundera es un grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…