Ir al contenido principal

Agustí

Ignacio Agustí (1913-1974)


Con motivo de los cien años del nacimiento del escritor Ignacio Agustí, he vuelto a leer su novela más conocida: Mariona Rebull (1944), primera de la serie "La ceniza fue árbol". Dentro de los cánones de la novela tradicional, de corte realista, la novela de Agustí resiste bastante bien el paso del tiempo. Algunas de sus descripciones poseen indudable fuerza y siguen vivas en el imaginario de muchos lectores. Así, por ejemplo, la escena, después del atentado en el Teatre del Liceu, en la que Joaquín Rius sube las escaleras con el cadáver de Mariona en brazos:
"Uno a uno, con seguridad creciente, iba subiendo los peldaños, por la parte de fuera de la alfombra, para sentir la seguridad del contacto. Y al fin del primer tramo, casi en el rellano, se detuvo, porque había oído un rumor de que algo se perdía, que huía cristalinamente; eran golpecillos secos y rotundos, saltarines, sobre el mármol de los peldaños. Se volvió, apenas, y vio cómo iban saltando por los peldaños, hasta ganar el suelo, las perlas del collar. Sintió en la espalda el gran escalofrío."
Estas perlas del collar de Mariona saltando escaleras abajo y, sobre todo, el hecho de subir Rius las escaleras "por la parte de fuera de la alfombra, para sentir la seguridad del contacto", son detalles de  gran narrador.
He leído Mariona Rebull en un ejemplar de la tercera edición (enero de 1945), que le regaló mi padre por el Día del Libro a mi madre cuando aún eran novios. En el interior del mismo he encontrado un recorte del famoso artículo que Azorín escribió en Destino acerca de la novela de Agustí. Dice Azorín, entre otras consideraciones:
"Todo un periodo de la historia de Barcelona ha entrado en nosotros. Y ha entrado con más fuerza, con más emoción, con caracteres más indelebles que en la verdadera historia. Y es porque la poesía vence a la realidad. Por fin, tenemos un novelista."


Comentarios

  1. ¡Qué difícil es la justicia literaria! Sobre todo con los personajes incómodos. Agustí retrató una época, y lo hizo bien, que es más de lo que hacen muchos. A veces (no siempre) hay que aparcar los prejuicios. La literatura, el arte, tiene esa ventaja.

    ResponderEliminar
  2. Te recomiendo, si no la conoces, la biografía "Ignacio Afgustí, el árbol y la ceniza", de Sergi Doria, aparecida este año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han hablado bien de ella, Jorge. Gracias. Tomo nota.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Jorge, me gusta mucho como presentas los libros que lees. Dejas la miel en los labios de manera muy humilde.
    Voy a buscar la novela de Ignacio Agustí para leerla.
    Milan Kundera, es "otro" de los míos.

    Gracias

    ResponderEliminar
  5. Gracias, J.N.J. Kundera es un grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.