Ir al contenido principal

Agustí

Ignacio Agustí (1913-1974)


Con motivo de los cien años del nacimiento del escritor Ignacio Agustí, he vuelto a leer su novela más conocida: Mariona Rebull (1944), primera de la serie "La ceniza fue árbol". Dentro de los cánones de la novela tradicional, de corte realista, la novela de Agustí resiste bastante bien el paso del tiempo. Algunas de sus descripciones poseen indudable fuerza y siguen vivas en el imaginario de muchos lectores. Así, por ejemplo, la escena, después del atentado en el Teatre del Liceu, en la que Joaquín Rius sube las escaleras con el cadáver de Mariona en brazos:
"Uno a uno, con seguridad creciente, iba subiendo los peldaños, por la parte de fuera de la alfombra, para sentir la seguridad del contacto. Y al fin del primer tramo, casi en el rellano, se detuvo, porque había oído un rumor de que algo se perdía, que huía cristalinamente; eran golpecillos secos y rotundos, saltarines, sobre el mármol de los peldaños. Se volvió, apenas, y vio cómo iban saltando por los peldaños, hasta ganar el suelo, las perlas del collar. Sintió en la espalda el gran escalofrío."
Estas perlas del collar de Mariona saltando escaleras abajo y, sobre todo, el hecho de subir Rius las escaleras "por la parte de fuera de la alfombra, para sentir la seguridad del contacto", son detalles de  gran narrador.
He leído Mariona Rebull en un ejemplar de la tercera edición (enero de 1945), que le regaló mi padre por el Día del Libro a mi madre cuando aún eran novios. En el interior del mismo he encontrado un recorte del famoso artículo que Azorín escribió en Destino acerca de la novela de Agustí. Dice Azorín, entre otras consideraciones:
"Todo un periodo de la historia de Barcelona ha entrado en nosotros. Y ha entrado con más fuerza, con más emoción, con caracteres más indelebles que en la verdadera historia. Y es porque la poesía vence a la realidad. Por fin, tenemos un novelista."


Comentarios

  1. ¡Qué difícil es la justicia literaria! Sobre todo con los personajes incómodos. Agustí retrató una época, y lo hizo bien, que es más de lo que hacen muchos. A veces (no siempre) hay que aparcar los prejuicios. La literatura, el arte, tiene esa ventaja.

    ResponderEliminar
  2. Te recomiendo, si no la conoces, la biografía "Ignacio Afgustí, el árbol y la ceniza", de Sergi Doria, aparecida este año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han hablado bien de ella, Jorge. Gracias. Tomo nota.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Jorge, me gusta mucho como presentas los libros que lees. Dejas la miel en los labios de manera muy humilde.
    Voy a buscar la novela de Ignacio Agustí para leerla.
    Milan Kundera, es "otro" de los míos.

    Gracias

    ResponderEliminar
  5. Gracias, J.N.J. Kundera es un grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …