Ir al contenido principal

Sterne

 Ilustración de Rowlandson para el A Sentimental Journey Through France and Italy, by Mr. Yorick
(Thomas Tegg, Londres, 1809) 


Anteayer, 24 de noviembre, se cumplieron trescientos años del nacimiento del escritor Laurence Sterne. Su nombre se halla asociado a dos obras capitales, Tristam Shandy y Viaje sentimental, ambas radicalmente innovadoras en el momento de su publicación. La primera es una novela excepcional tanto por su contenido como por su forma; la segunda es un delicioso relato con todo el encanto del siglo XVIII, por el que siento una debilidad especial. No me canso de leerla y siempre me sorprende con algo nuevo. Además, es de las pocas obras de las que tengo varias ediciones, en varios idiomas.
Sterne también escribió una brevíma autobiografía, titulada Memoirs of the Life and Familiy of the Late Rev. Mr. Laurence Sterne, Written by Himself, que suele venir, a modo de introducción, en algunos ediciones de sus obras. Son solo unas ocho o nueve páginas que Sterne quiso dejar a su hija Lidia, por si alguna vez sentía la curiosidad de conocer cosas sobre él y su familia. Los datos biográficos fueron completados después de su muerte, acaecida en Londres el 18 de marzo de 1768, en su alojamiento de Old Bond Street. Fue enterrado el 22 de dicho mes, en la parroquia de St. George, en Hanover Square. Tiempo después, dos hermanos masones inscribieron una lápida en la que, equivocadamente, se decía:

Near to this Place
Lies the Body of
The Reverend Laurence Sterne, A.M.
Died September 13th, 1768,
Aged 53 Years.
Ah! molliter ossa quiescant.
    

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…