Ir al contenido principal

Primicia

Quien esté interesado en leer un pequeño avance de mi libro, Diabolicón, editado por la editorial Trea, y de próxima aparición, puede ir a este enlace:


http://blogasturias24.es/

Comentarios

  1. biblioaprenent6/10/13 18:20

    Hola, me gustaría saber si hay alguna palabra que empiece por "Biblio", para añadirla al Bibliodiccionario que voy haciendo.
    Gracias.
    Biblioaprenent.

    ResponderEliminar
  2. En Diabolicón hay un diablo, Bibliofas. Dice así: "Diablo tipógrafo, que se confunde con los duendes de imprenta. Desde los tiempos de Gutenberg, anda enredando entre prensas, linotipias y minervas, cambiando letras y trastocando palabras.
    A él se le deben comprometidas erratas, como aquella que salió en un texto piadoso del mercedario Maximino de Uclés titulado Rosa Mystica, o primaveral jardín de femeniles flores en loor de la Santísima Virgen María, y que en vez de “mujeres puras que podían a veces, púdicamente…” apareció “mujeres putas que jodían a peces, públicamente…”. Cuando la censura se dio cuenta ya era tarde y se habían vendido no pocos ejemplares. Los que quedaban en depósito fueron destruidos. En 1897 un ejemplar de este raro libro, impreso en Tarazona en 1689 por los herederos de Gabriel Sobrino, y que había pertenecido al erudito y urdidor de fraudes bibliográficos José Sancho Rayón, fue adquirido por Juan Pérez de Guzmán, marqués de T’Serclaes de Tilly, a precio de incunable.
    Recientemente el Bibliofas se ha visto obligado a renunciar a los tipos móviles y a aprender las nuevas tecnologías, para así poder entrometerse como virus informático y seguir haciendo de las suyas."

    ResponderEliminar
  3. biblioaprenent6/10/13 21:51

    Tomo nota y lo añadiré en mi próximo Bibliodiccionari XXIV, donde explicaré lo que cuentas.
    Gracias y hasta otra.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…