Ir al contenido principal

Murphy

Walter F. Murphy (1929-2010)

"El Papa Francesco ha muerto". De esta contundente manera empieza la novela The Vicar of Christ (1979), del escritor, jurista y politólogo norteamericano Walter F. Murphy. En esta ficción, Murphy recrea la figura del primer papa americano, cuyo nombre, curiosamente, coincide con el actual.
El protagonista, Declan Walsh, criado en Roma y Dublín, y héroe condecorado de la guerra de Corea (como el propio autor), comienza una exitosa carrera judicial alcanzando la presidencia de la Corte  Suprema de los Estados Unidos. Una tragedia personal -la muerte en accidente de su esposa- introduce un giro radical en su vida: Walsh, ferviente católico, ingresa como monje en un monasterio trapense. En otro inusual viraje es elegido en cónclave nuevo papa. El papa Francisco de la novela emprenderá la renovación de la Iglesia en base a los principios del amor al prójimo y la justicia social. Su gran aliado en las reformas es el ¡arzobispo de Buenos Aires!, nombrado prefecto de la Congregación de los Obispos.
El primer problema que tiene que abordar tiene que ver con España. En Barcelona una manifestación de curas ha sido violentamente disuelta por la policía y muchos de ellos apaleados incluso en el interior de la catedral (estamos en la Transición). El papa convoca de inmediato al embajador español en el Vaticano y al cardenal primado y les advierte que, de proseguir la violencia, se verá obligado a excomulgar a los policías y a las autoridades que han permitido la represión.
Francisco viaja por el mundo y se pronuncia claramente en contra de las guerras y a favor de la paz entre los pueblos. Prepara una encíclica con el título de Monstrum Bellum. Pronto los planes liberales y reformistas del nuevo papa son mal vistos por el sector más conservador de la curia. Quizá, piensan, esté yendo demasiado lejos.
The Vicar of Christ fue un best-seller en Estados Unidos, pero nunca se publicó en España. 
¿Qué cómo termina la novela? Mal. Francisco es asesinado por un sicario. Eperemos que en esto la realidad no imite a la ficción. 

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).