Ir al contenido principal

"La flauta mágica": conexiones geológicas (II)

Karl Ludwig Giesecke (1761-1833)

El libreto de La flauta mágica de Mozart se debe a Emanuel Schikaneder, que además fue el director de la compañía que montó su estreno en Viena. En dicho estreno tuvo un pequeño papel como figurante el actor Karl Ludwig Giesecke, quien también ejercía de escritor, traductor y arreglista. Giesecke permaneció asociado a la compañía de Schikaneder hasta el año 1794, en el que optó por dar un nuevo rumbo a su vida. 
El verdadero nombre de Giesecke era Johann Georg Metzler, y había nacido en Augsburgo. Estudió en la universidad de Gotinga, donde tuvo como profesor al naturalista Blumenbach. Al igual que Mozart, Schikaneder y von Born, Giesecke era francmasón. Tras su etapa en la compañía teatral, se dedicó a viajar y a ampliar estudios. Acudió a la célebre Bergakademie de Freiberg, donde atendió a las clases de geognosia de Abraham Gottlob Werner. Más tarde se trasladó a Suecia y luego a Copenhague, donde se instaló como consejero minero. 
Entre 1806 y 1813 permaneció en Groenlandia, donde llevó a cabo un intenso trabajo científico y exploratorio. A la vuelta se estableció en Escocia, donde consiguió una cátedra de Mineralogía en la Royal Society de Dublín. Fue aquí donde se cambió su nombre por el de Charles Lewis Giesecke, adquiriendo una gran popularidad con sus conferencias públicas sobre temas geológicos. En un viaje que hizo a Viena para intercambiar especímenes con el Museo Imperial, reclamó para sí la autoría de La flauta mágica, lo que provocó polémica. 
Giesecke aparece brevemente como un personaje en la novela Harry Lorrequer (1837) del novelista irlandés Charles Lever; y algunos han querido ver a Giesecke  como el modelo para el Wilhelm Meister de Goethe.      

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…