Ir al contenido principal

Balas partisanas


   Fría, sañudamente, Otto Verglunz disparó contra el que estaba más próximo alcanzándole en la nuca y derribándole de bruces.
   El Obergruppenführer apuntó contra el segundo en el preciso instante en que éste se volvía al ver caer a su camarada.
   Otto Verglunz volvió a apretar el gatillo y cayó el segundo de los partisanos.
   Ya se disponía a liquidar al tercero cuando éste, más rápido o mejor entrenado que sus camaradas, se volvió disparando al mismo tiempo.
   La cara del Obergruppenführer se crispó de rabia cuando sintió que las balas del griego le alcanzaban, atravesándole el corazón. Pese a ello, mientras caía, aún trató de apretar el gatillo por tercera vez, pero aún cuando llegó a conseguirlo, su bala se perdió en el cielo, como dirigida a las estrellas.
   Otto Verglunz llegó a ver cómo el griego pasaba junto a él y le apuntaba con el negro cañón de su arma.
   Después lo vio todo rojo, como si la sangre bañara su cerebro al estallarle la cabeza.

(Elliot Dooley, Matar o morir, Ediciones Ceres, Colección Metralla, 1981)


Comentarios

  1. Apreciado señor Ordaz,

    Le escribí un comentario en su apunte de febrero de 2011 sobre el catálogo del Museo Hartkopff. Como no he recibido respuesta, supongo que por alguna razón no le ha llegado a su correo. Se lo reproduzco aquí.

    Estoy realizando un estudio sobre museos anatómicos y me ha sorprendido ver el catálogo que usted ha publicado. Tengo referencias de este museo durante su estancia en Barcelona, pero no del catálogo.

    ¿Podría darme usted algún dato sobre el archivo? El lugar donde lo encontró, si tiene una copia...

    Le estaría muy agradecido si me pudiera ayudar.

    Le dejo mi dirección de correo electrónico. Será más cómodo comunicarnos así que hacerlo en el blog.

    Muchas gracias y perdone por las molestias.

    Cordialmente,

    Enric H. March

    enric.h.march@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Lo siento, pero se me pasó por alto su comentario, de otra manera ya le hubiese contestado.
    Ya le escribiré un e-mail en cuanto encuentre el catálogo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta