Ir al contenido principal

Balas partisanas


   Fría, sañudamente, Otto Verglunz disparó contra el que estaba más próximo alcanzándole en la nuca y derribándole de bruces.
   El Obergruppenführer apuntó contra el segundo en el preciso instante en que éste se volvía al ver caer a su camarada.
   Otto Verglunz volvió a apretar el gatillo y cayó el segundo de los partisanos.
   Ya se disponía a liquidar al tercero cuando éste, más rápido o mejor entrenado que sus camaradas, se volvió disparando al mismo tiempo.
   La cara del Obergruppenführer se crispó de rabia cuando sintió que las balas del griego le alcanzaban, atravesándole el corazón. Pese a ello, mientras caía, aún trató de apretar el gatillo por tercera vez, pero aún cuando llegó a conseguirlo, su bala se perdió en el cielo, como dirigida a las estrellas.
   Otto Verglunz llegó a ver cómo el griego pasaba junto a él y le apuntaba con el negro cañón de su arma.
   Después lo vio todo rojo, como si la sangre bañara su cerebro al estallarle la cabeza.

(Elliot Dooley, Matar o morir, Ediciones Ceres, Colección Metralla, 1981)


Comentarios

  1. Apreciado señor Ordaz,

    Le escribí un comentario en su apunte de febrero de 2011 sobre el catálogo del Museo Hartkopff. Como no he recibido respuesta, supongo que por alguna razón no le ha llegado a su correo. Se lo reproduzco aquí.

    Estoy realizando un estudio sobre museos anatómicos y me ha sorprendido ver el catálogo que usted ha publicado. Tengo referencias de este museo durante su estancia en Barcelona, pero no del catálogo.

    ¿Podría darme usted algún dato sobre el archivo? El lugar donde lo encontró, si tiene una copia...

    Le estaría muy agradecido si me pudiera ayudar.

    Le dejo mi dirección de correo electrónico. Será más cómodo comunicarnos así que hacerlo en el blog.

    Muchas gracias y perdone por las molestias.

    Cordialmente,

    Enric H. March

    enric.h.march@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Lo siento, pero se me pasó por alto su comentario, de otra manera ya le hubiese contestado.
    Ya le escribiré un e-mail en cuanto encuentre el catálogo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…