Ir al contenido principal

Balas partisanas


   Fría, sañudamente, Otto Verglunz disparó contra el que estaba más próximo alcanzándole en la nuca y derribándole de bruces.
   El Obergruppenführer apuntó contra el segundo en el preciso instante en que éste se volvía al ver caer a su camarada.
   Otto Verglunz volvió a apretar el gatillo y cayó el segundo de los partisanos.
   Ya se disponía a liquidar al tercero cuando éste, más rápido o mejor entrenado que sus camaradas, se volvió disparando al mismo tiempo.
   La cara del Obergruppenführer se crispó de rabia cuando sintió que las balas del griego le alcanzaban, atravesándole el corazón. Pese a ello, mientras caía, aún trató de apretar el gatillo por tercera vez, pero aún cuando llegó a conseguirlo, su bala se perdió en el cielo, como dirigida a las estrellas.
   Otto Verglunz llegó a ver cómo el griego pasaba junto a él y le apuntaba con el negro cañón de su arma.
   Después lo vio todo rojo, como si la sangre bañara su cerebro al estallarle la cabeza.

(Elliot Dooley, Matar o morir, Ediciones Ceres, Colección Metralla, 1981)


Comentarios

  1. Apreciado señor Ordaz,

    Le escribí un comentario en su apunte de febrero de 2011 sobre el catálogo del Museo Hartkopff. Como no he recibido respuesta, supongo que por alguna razón no le ha llegado a su correo. Se lo reproduzco aquí.

    Estoy realizando un estudio sobre museos anatómicos y me ha sorprendido ver el catálogo que usted ha publicado. Tengo referencias de este museo durante su estancia en Barcelona, pero no del catálogo.

    ¿Podría darme usted algún dato sobre el archivo? El lugar donde lo encontró, si tiene una copia...

    Le estaría muy agradecido si me pudiera ayudar.

    Le dejo mi dirección de correo electrónico. Será más cómodo comunicarnos así que hacerlo en el blog.

    Muchas gracias y perdone por las molestias.

    Cordialmente,

    Enric H. March

    enric.h.march@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Lo siento, pero se me pasó por alto su comentario, de otra manera ya le hubiese contestado.
    Ya le escribiré un e-mail en cuanto encuentre el catálogo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).