Ir al contenido principal

Una cápsula del tiempo

"Santa Eufemia.- Familia albergada en una barraca construída con materiales extraídos de las ruinas y de tan reducidas dimensiones, que ni siquiera puede contener el miserable mobiliario de sus moradores." (De una fotografía de Carlos Trampus. La Ilustración Artística, nº 1.416, 1909)

Entresaco de un montón de viejos ejemplares de La Ilustración Artística un número al azar. El 1.416, de 15 de febrero de 1909. En la portada una reproducción de "El pan nuestro", óleo original de Luis Masriera. En páginas interiores: "La vida contemporánea", por la condesa de Pardo Bazán; "Ultimo amor", cuento de Pedro Pourrot (con dibujo de Mas y Fodevila); necrológica de "Cátulo Mendes":

Una muerte trágica ha arrebatado a ese poeta ilustre, una de las más eminentes figuras de la literatura francesa contemporánea. En la madrugada del 8 de este mes fue hallado su cadáver, horriblemente destrozado, en el túnel de Saint Germain, en los alrededores de París. El poeta había pasado el día en la capital, y en el tren de media noche regresaba a la quinta que en aquel pueblo habitaba. Supónese que Mendes se quedó dormido, y en un momento en que el tren iba muy despacio, despertóse de pronto, creyó que había llegado a la estación y se dispuso a bajar , en el preciso instante en que el convoy entraba en el túnel, contra cuya pared debió estrellarse...

Sigue: "La vida actual en las costas de Calabria (de fotografías de Carlos Trampus); "Ladrón de amor", continuación de la novela original de Marc Mario (ilustraciones de Sardá); "Megaspelión: El monasterio más famoso de Grecia", por A. E. Johnson.
Anuncios: Jarabe Delabarre (facilita la salida de los dientes); Vino Aroud (el más poderoso regenerador); Remedio de Abisinia Exibard (catarro-asma-opresión); Leche Antefélica o Leche Candés (pureza del cutis); Pilules Blanchard (al ioduro de hierro inalterable); Agua Léchelle hemostática (contra flujos, apocamientos, anemia, esputos de sangre...): Papel Wlinski (soberano remedio para la rápida curación de afecciones del pecho, bronquitis, romadizos, reumatismo...). Etc.

Comentarios

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Beber y no olvidar

Claudia Barrett: Invítame a un trago y escucharé sus problemas.
Tony Young: Si lo hago, quizás se me olviden.

(Taggart, 1964, de R. G. Springsteen. Guion de Robert Creighton Williams).

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …