Ir al contenido principal

Pelea a muerte



  Morgan se volvió en redondo, lo mismo que su compañero.
  Johnny apretó el gatillo y la bala abrió un agujero en medio de la frente de Bertin,. Solo que al salir se llevó por delante la mitad de su cabeza.
  La mano del pistolero, que se había cerrado sobre la culata del revólver, se abrió y Bertin pegó contra la pared y cayó.
  Morgan volteó el brazo y el cuchillo zumbó al cortar el aire. Por un pelo no cortó también la garganta de Johnny, que se echó a un lado de un salto, pero le rozó lo suficiente para abrir un sangriento surco por el que empezó a manar sangre.
  Disparó de nuevo y Morgan se dobló en dos, agarrándose la barriga con toda la angustia del mundo reflejándose en su mirada.
  Johnny enseñó los dientes en una mueca.

(Gordon Lumas, Los buitres de Colorado, Ediciones B, Oeste Legendario, 1999)

Comentarios

  1. Gordon Lumas, pseudónimo de José María Lliró Olivé. Muy bien, no está mal recordar a estos escritores esforzados que se ganaban la vida con la variante hispánica del género pulp fiction.
    Tenía éxito con toda seguridad. Cuando era pequeña, en mi barrio, en los kioskos siempre había montones de relatos del oeste, junto a fotonovelas de Corin Tellado.

    ResponderEliminar
  2. Hoy en día todavía se ven puestos de bolsilibros en algunos kioskos y mercados. Se compran, pero también se intercambian. Más de lo que pensamos.

    ResponderEliminar
  3. Pobre Bertín. La bala le abre un agujero al entrar y se lleva media cabeza al salir. Si al menos fuera Bertín Osborne...

    ResponderEliminar
  4. Seguro que más de uno desearía poseer una de estas balas que arrancan cabezas...

    ResponderEliminar
  5. de pequeño leí muchas novelas de este señor, de Marcial Lafuente Estefanía y otros por el estilo, recuerdo que el "chico" siempre medía seis pies o más, disparaba el más rápido, su rifle y sus pistolas eran las mejores, disparaba con ambas manos, con el lazo hacía virguerías, su caballo era el mejor, el más bonito y el más alto, sus ojos azules, 'qué cosas!

    ResponderEliminar
  6. Y siempre ganaban los buenos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.