Ir al contenido principal

"La flauta mágica": conexiones geológicas (I)


Ignaz von Born (1742-1791)

Es sobradamente conocido el trasfondo masónico de la ópera de W. A. Mozart La flauta mágica, estrenada en Viena en 1791, no así sus conexiones geológicas (vid. A. Whittaker, Terra Nova, vol.3, 1991). Una de las logias vienesas de aquella época, la Zur wahren Eintracht (Concordia Verdadera) contaba entre sus más eminentes miembros con el naturalista Ignaz von Born, quien había apadrinado a Mozart en su ingreso en la masonería. Ya en su momento se comentó que el personaje de Sarastro de dicha ópera había sido modelado según la personalidad de von Born.
Nacido en el distrito de Kapnis, en Transilvania, Ignaz von Born estudió geología y mineralogía en la universidad de Praga y visitó diversos distritos mineros europeos. Fruto de estos viajes es la correspondencia mantenida con su amigo J.J. Ferber, publicada en 1774 y posteriormente traducida al inglés por Rudolph Erich Raspe, creador del personaje literario Barón de Munchausen.  
Von Born publicó un Index Fossilium, en dos volúmenes, que constituye un catálogo de su  colección de minerales; así como Lithophylacium Bornianum, igualmente de carácter geológico. Mejoró aspectos tecnológicos de la extracción de metales e introdujo un nuevo método de amalgamación. Fue miembro de varias sociedades científicas, entre ellas la Royal Society de Londres. Escribió también panfletos satíricos, siendo el más conocido, por su carácter anticlerical, la Monachologia, una "historia natural" de los monasterios. En el marco de la logia vienesa, von Born propició los estudios científicos y escribió un ensayo "Sobre los misterios de los egipcios", de particular interés, por su simbología, en el contexto hermético de La flauta mágica.Von Born falleció unos meses antes del estreno de la ópera. 

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.