Ir al contenido principal

Popocatepetl


El volcán Popocatepetl, a unos 70 km al sureste de México, D.F. ha entrado de nuevo en erupción. Una columna de gases y cenizas de más de dos mil metros de altura así lo confirma. Con sus 5.426 metros, Don Goyo, como es popularmente conocido, es la segunda cumbre más alta de México. La primera ascensión de occidentales a la cima del volcán se llevó a cabo en 1519, cuando un pequeño grupo, encabezado por Diego de Ordás (u Ordaz), obtuvo licencia de Hernán Cortés para ello.
Así describe la ascensión Antonio de Solís, en su Historia de la conquista de México (libro tercero, capítulo IV):


Acompañaron a Diego de Ordaz en esta facción dos Soldados de su Compañía, y algunos Indios principales (...) Quedáronse los Indios en la estancia de las hermitas y partió Diego de Ordaz con sus dos Soldados, trepando animosamente por los riscos (...) pero cuando llegaron a poca distancia de la cumbre, sintieron que se movía la tierra con violentos, y repetidos vaybenes, y percibieron los bramidos horribles del Volcán, que a breve rato, disparó con mayor estruendo gran cantidad de fuego, envuelto en humo, y ceniza: y aunque subió derecho, sin calentar lo transversal del ayre, se dilató después  en lo alto, y volvió sobre los tres una lluvia de cenizas tan espesa, y tan encendida , que necesitaron de buscar su defensa en el concabo de una peña, donde faltó el aliento a los Españoles, y quisieron volverse; pero Diego de Ordaz, viendo que cesaba el terremoto, que se mitigaba el estruendo, y salía menos denso el humo, los animó con adelantarse, y llegó a la boca del Volcán; en cuyo fondo observó una gran masa de fuego, que al parecer, hervía como materia líquida, y resplandeciente; y reparó en el tamaño de la boca, que ocupaba casi toda la cumbre, y tendría como un quarto de legua de circunferencia...

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.