Ir al contenido principal

Popocatepetl


El volcán Popocatepetl, a unos 70 km al sureste de México, D.F. ha entrado de nuevo en erupción. Una columna de gases y cenizas de más de dos mil metros de altura así lo confirma. Con sus 5.426 metros, Don Goyo, como es popularmente conocido, es la segunda cumbre más alta de México. La primera ascensión de occidentales a la cima del volcán se llevó a cabo en 1519, cuando un pequeño grupo, encabezado por Diego de Ordás (u Ordaz), obtuvo licencia de Hernán Cortés para ello.
Así describe la ascensión Antonio de Solís, en su Historia de la conquista de México (libro tercero, capítulo IV):


Acompañaron a Diego de Ordaz en esta facción dos Soldados de su Compañía, y algunos Indios principales (...) Quedáronse los Indios en la estancia de las hermitas y partió Diego de Ordaz con sus dos Soldados, trepando animosamente por los riscos (...) pero cuando llegaron a poca distancia de la cumbre, sintieron que se movía la tierra con violentos, y repetidos vaybenes, y percibieron los bramidos horribles del Volcán, que a breve rato, disparó con mayor estruendo gran cantidad de fuego, envuelto en humo, y ceniza: y aunque subió derecho, sin calentar lo transversal del ayre, se dilató después  en lo alto, y volvió sobre los tres una lluvia de cenizas tan espesa, y tan encendida , que necesitaron de buscar su defensa en el concabo de una peña, donde faltó el aliento a los Españoles, y quisieron volverse; pero Diego de Ordaz, viendo que cesaba el terremoto, que se mitigaba el estruendo, y salía menos denso el humo, los animó con adelantarse, y llegó a la boca del Volcán; en cuyo fondo observó una gran masa de fuego, que al parecer, hervía como materia líquida, y resplandeciente; y reparó en el tamaño de la boca, que ocupaba casi toda la cumbre, y tendría como un quarto de legua de circunferencia...

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli