Ir al contenido principal

Un poema de Eberhart

Richard Eberhart (1904-2005)

LAS CÉLULAS CANCEROSAS

Hoy he visto una foto de células cancerosas,
formas siniestras en actitudes amenazantes.
Habían sobrepasado el tubo de ensayo y avanzado,
formas siniestras en actitudes amenazantes
dentro de un mundo más allá, una pandilla virulenta y riente.
Eran como el arte mismo, como la mente del artista.
Poderoso agitador y tomador de nuevas formas.
A algunos les repele ver estas formas erizadas;
es el mundo futuro alcanzado también.
Nada más vívido que su lenguaje,
estrellas irregulares, chispeantes y letales,
el diseño asesino del universo,
la danza frenética de las apasionadas células cancerosas.
Oh fenómenos precisos al ojo calculador,
originales de la imaginación. Volé
con ellos en una apabullante exuberancia de tiempo,
mi propia virulencia en sus bellos gestos animados,
rápidos y escuetos, y también en su tumulto
he visto la posición del quehacer del artista,
la forma fija en la masiva fluxión.

Pienso que Leonardo, en su desinterés, las
habría disfrutado precisamente con un lápiz afilado.

("The Cancer Cells", en Collected Poems, 1930-1976, Oxford University Press, 1976. Traducción: J. Ordaz)                               

Comentarios

  1. El poema (y la versión en castellano) son una exhibición de surrealismo si se aisla de su sentido, teniéndolo en cuenta, pone los pelos de punta.

    Gracias. También por esa novela, que encontré enseguida. He aquí mi comentario.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por sus comentarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).