Ir al contenido principal

Moratín en Londres

Retrato de Leandro Fernández de Moratín, por Goya

En 1792 emprendió Leandro Fernández de Moratín un viaje por diversos países de Europa que habría de durar cinco años. Los cuadernos de viaje que dejó escritos son un documento importante para conocer las impresiones de un ilustrado español ante la realidad política, social y cultural de los países visitados. Las Apuntaciones sueltas de Inglaterra reúnen cuatro cuadernos en los que Moratín nos muestra de una forma fragmentaria sus pensamientos sobre la Inglaterra de su tiempo y, en particular, sobre Londres.
El autor de La comedia nueva nos habla acerca de todo un poco: los teatros, los clubes, el servicio del té, los coches y las posadas, los pies de las inglesas, las caricaturas, los museos, el carbón de piedra, los entierros, el culto al dinero, o la tristeza de los domingos ("Las tiendas están cerradas, no se vende nada por las calles, desaparecen la mayor parte de los coches, no hay teatros ni otro espectáculo... Y ¿qué hace la inmensa población de esta gran ciudad en tan santos días? Murmurar, putear y emborracharse...").
Pero lo que más puede sorprender hoy en día es el implacable y tópico antisemitismo que muestra a la hora de juzgar a los vendedores callejeros judíos: 
"Sus caras, sus barbas, su ademán, su traje asqueroso, la voz lúgubre cuando pregonan, todo anuncia en ellos la sordidez, la mala fe, la mohatra, la avaricia... Este es su oficio: engañar, mentir...". Se pregunta Moratín qué lleva a estas gentes a ser tan "canallas" en un país, como Inglaterra, donde "no se les marca, como en otras partes, donde no se les encierra en barrios; donde nadie disputa con ellos de creencia". Y concluye su diatriba: "Esto, y las usuras escandalosas, su avaricia, su asquerosidad, su abatimiento indigno, y los demás vicios que por necesidad acompañan a este género de vida, les hacen odiosos, aquí como en todas partes, y disculpa el horror con que el vulgo de otras naciones oye su nombre".

Comentarios

  1. Moratín tiene un lado muy amargo que se expresa también en su correspondencia. Recuerdo también, de sus apuntes sobre Inglaterra, su admiración por las hospederías inglesas en comparación con las ventas españolas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Todos los ilustrados tienen sus sombras, el reverso de las luces.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…