Ir al contenido principal

Moratín en Londres

Retrato de Leandro Fernández de Moratín, por Goya

En 1792 emprendió Leandro Fernández de Moratín un viaje por diversos países de Europa que habría de durar cinco años. Los cuadernos de viaje que dejó escritos son un documento importante para conocer las impresiones de un ilustrado español ante la realidad política, social y cultural de los países visitados. Las Apuntaciones sueltas de Inglaterra reúnen cuatro cuadernos en los que Moratín nos muestra de una forma fragmentaria sus pensamientos sobre la Inglaterra de su tiempo y, en particular, sobre Londres.
El autor de La comedia nueva nos habla acerca de todo un poco: los teatros, los clubes, el servicio del té, los coches y las posadas, los pies de las inglesas, las caricaturas, los museos, el carbón de piedra, los entierros, el culto al dinero, o la tristeza de los domingos ("Las tiendas están cerradas, no se vende nada por las calles, desaparecen la mayor parte de los coches, no hay teatros ni otro espectáculo... Y ¿qué hace la inmensa población de esta gran ciudad en tan santos días? Murmurar, putear y emborracharse...").
Pero lo que más puede sorprender hoy en día es el implacable y tópico antisemitismo que muestra a la hora de juzgar a los vendedores callejeros judíos: 
"Sus caras, sus barbas, su ademán, su traje asqueroso, la voz lúgubre cuando pregonan, todo anuncia en ellos la sordidez, la mala fe, la mohatra, la avaricia... Este es su oficio: engañar, mentir...". Se pregunta Moratín qué lleva a estas gentes a ser tan "canallas" en un país, como Inglaterra, donde "no se les marca, como en otras partes, donde no se les encierra en barrios; donde nadie disputa con ellos de creencia". Y concluye su diatriba: "Esto, y las usuras escandalosas, su avaricia, su asquerosidad, su abatimiento indigno, y los demás vicios que por necesidad acompañan a este género de vida, les hacen odiosos, aquí como en todas partes, y disculpa el horror con que el vulgo de otras naciones oye su nombre".

Comentarios

  1. Moratín tiene un lado muy amargo que se expresa también en su correspondencia. Recuerdo también, de sus apuntes sobre Inglaterra, su admiración por las hospederías inglesas en comparación con las ventas españolas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Todos los ilustrados tienen sus sombras, el reverso de las luces.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.