Ir al contenido principal

Labios de rubí

José Zorrilla y Moral (1817-1893)

En poesía hay símiles que han devenido tópicos. Al igual que los dientes de perlas o de marfil, los labios como corales o rubíes son comparaciones que persisten en el tiempo.
El rubí es una variedad de corindón (óxido de aluminio) que cristaliza en el sistema trigonal. En la antigüedad se solía denominar así a cualquier piedra preciosa o gema de color rojo. Los más apreciados eran los de un rojo intenso o "sangre de paloma", y procedían de minas de Ceilán o de Birmania.
Algunos ejemplos poéticos son conocidos, empezando por estos versos de una oriental de José Zorrilla:

Son tus labios un rubí
partido por gala en dos;
le arrancaron para ti
de la corona de un dios.  

Como señala D. Francisco Rodríguez Marín (Artículos periodísticos, 1957), José Zorrilla "tenía rebosante su joyería mental", pero lo del "rubí partido" no es invención suya, sino que otros poetas antes que él también lo usaron, con variantes. Así Álvaro Cubillo de Aragón, en la comedia El invisible príncipe del baúl:

Un breve rubí, partido
en dos mitades celaba
aquel tesoro de perlas...  

O Catalina Clara Ramírez de Guzmán:

Un rubí en abreviatura
en su boca, que, en dos medios,
publica que su valor
consiste en ser tan pequeño.

Comentarios

  1. Más sobre "El fuego y las cenizas"

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Montuenga, por la reseña.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. He tardado un poco en añadir este poema, porque aunque recordaba haberlo leído, debía dar con él entre toda la agotadora pedrería de Villaespesa. Procede del libro "Los Panales de Oro", quizá el más hermoso de los suyos tipográficamente hablando, merced a un puñado de grabados en color de Moya del Pino. Un libro para coleccionar. Aunque el rubí no está partido, permítame arrimarlo a su página

    El Rubí

    En la granada partida
    de tus labios carmesíes,
    mi beso dejó una herida
    más roja que los rubíes
    que ensangrientan, con los brillos
    de sus púrpuras solares,
    las gemas de tus collares
    y el oro de tus anillos.
    Y húmeda, ardiente, imprecisa,
    como sangriento trofeo
    de aquel beso que te dí,
    te devuelto tu sonrisa
    en un rojo camafeo
    tallada sobre un rubí.

    David M.V.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…