Ir al contenido principal

Babaouo

Anuncio publicitario para el film Babaouo

Ahora que en el Museo Reina Sofía de Madrid se exhibe una amplia muestra de Salvador Dalí, bueno es recordar que tan interesante como su obra plástica, aunque menos cococida, es su labor como escritor. Su personalidad artística es inseparable de sus textos literarios. No se entiende del todo a Dalí si se prescinde de sus textos ensayísticos, narrativos y autobiográficos. La vida secreta de Salvador Dalí (1942) es una obra singular en su género. Desde su primera  frase ("A los seis años quería ser cocinero. A los siete quería ser Napoleón. Desde entonces mi ambición no ha dejado de crecer") hasta la última ("El cielo no se encuentra ni arriba ni abajo, ni a la izquierda ni a la derecha, el cielo se encuentra exactamente en el centro del pecho del hombre que tiene fe") es un prodigio de memoria e invención.               .
En 1932 Dalí, dos años después de que escribiese en colaboración con Luis Buñuel el guion de L''Age d'or, preparó otro guion cinematográfico, Babaouo, que no llegó a rodarse. Sin embargo sí se conserva el texto de lo que tenía que ser un auténtico film surrealista. Es difícil explicar el hilo argumental, si es que se puede hablar de argumento, pues la historia de Babaouo es una sucesión inagotable de imágenes a cual más extravagante y sorprendente. Una breve muestra: "Se ve a Babaouo sentado en el vagón. Consulta con frecuencia su reloj (blando). Entre los viajeros, de pie en el extremo del vagón, se distingue a una mujer totalmente desnuda. Al lado de Babaouo está sentado un cartero, con las piernas cruzadas y las manos en los bolsillos. Encima del zapato que no toca el suelo, hay dos huevos al plato (sin el plato) que, en una brusca parada, resbalan y caen al suelo. Esta escena durará tres minutos").       
En España Babauo fue traducido del francés por Esteban Riambau y publicado en 1978 por la Editorial Labor, dentro de la colección Maldoror. Dicha edición bilingüe incorpora un prólogo  especialmente escrito para ella por el propio autor. En dicho prólogo dice:
"Ha llegado el momento en que Babaouo, cuyo rodaje es hoy inevitable, sea la película que hará que se formen las más largas colas de público para verla. Prometo su estreno mundial en el Teatro Museo de Figueras. A 48 kilómteros de la estación de Perpiñán. En el trayecto entre Salses y Narbona, se hallan los dos mojones que gracias a las triangulaciones geodésicas permitieron establecer el metro patrón, diezmillonésima parte del cuadrante del meridiano terrestre, en plena revolución francesa, en el momento de la deriva de los continentes, en el momento de la formación de golfo de Vizcaya, que impidió que hoy todos nosotros estemos más o menos en las Australias, rodeados de más o menos canguros, que es lo más triste que podía habernos ocurrido".          

Comentarios

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …