Ir al contenido principal

Babaouo

Anuncio publicitario para el film Babaouo

Ahora que en el Museo Reina Sofía de Madrid se exhibe una amplia muestra de Salvador Dalí, bueno es recordar que tan interesante como su obra plástica, aunque menos cococida, es su labor como escritor. Su personalidad artística es inseparable de sus textos literarios. No se entiende del todo a Dalí si se prescinde de sus textos ensayísticos, narrativos y autobiográficos. La vida secreta de Salvador Dalí (1942) es una obra singular en su género. Desde su primera  frase ("A los seis años quería ser cocinero. A los siete quería ser Napoleón. Desde entonces mi ambición no ha dejado de crecer") hasta la última ("El cielo no se encuentra ni arriba ni abajo, ni a la izquierda ni a la derecha, el cielo se encuentra exactamente en el centro del pecho del hombre que tiene fe") es un prodigio de memoria e invención.               .
En 1932 Dalí, dos años después de que escribiese en colaboración con Luis Buñuel el guion de L''Age d'or, preparó otro guion cinematográfico, Babaouo, que no llegó a rodarse. Sin embargo sí se conserva el texto de lo que tenía que ser un auténtico film surrealista. Es difícil explicar el hilo argumental, si es que se puede hablar de argumento, pues la historia de Babaouo es una sucesión inagotable de imágenes a cual más extravagante y sorprendente. Una breve muestra: "Se ve a Babaouo sentado en el vagón. Consulta con frecuencia su reloj (blando). Entre los viajeros, de pie en el extremo del vagón, se distingue a una mujer totalmente desnuda. Al lado de Babaouo está sentado un cartero, con las piernas cruzadas y las manos en los bolsillos. Encima del zapato que no toca el suelo, hay dos huevos al plato (sin el plato) que, en una brusca parada, resbalan y caen al suelo. Esta escena durará tres minutos").       
En España Babauo fue traducido del francés por Esteban Riambau y publicado en 1978 por la Editorial Labor, dentro de la colección Maldoror. Dicha edición bilingüe incorpora un prólogo  especialmente escrito para ella por el propio autor. En dicho prólogo dice:
"Ha llegado el momento en que Babaouo, cuyo rodaje es hoy inevitable, sea la película que hará que se formen las más largas colas de público para verla. Prometo su estreno mundial en el Teatro Museo de Figueras. A 48 kilómteros de la estación de Perpiñán. En el trayecto entre Salses y Narbona, se hallan los dos mojones que gracias a las triangulaciones geodésicas permitieron establecer el metro patrón, diezmillonésima parte del cuadrante del meridiano terrestre, en plena revolución francesa, en el momento de la deriva de los continentes, en el momento de la formación de golfo de Vizcaya, que impidió que hoy todos nosotros estemos más o menos en las Australias, rodeados de más o menos canguros, que es lo más triste que podía habernos ocurrido".          

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…