Ir al contenido principal

Babaouo

Anuncio publicitario para el film Babaouo

Ahora que en el Museo Reina Sofía de Madrid se exhibe una amplia muestra de Salvador Dalí, bueno es recordar que tan interesante como su obra plástica, aunque menos cococida, es su labor como escritor. Su personalidad artística es inseparable de sus textos literarios. No se entiende del todo a Dalí si se prescinde de sus textos ensayísticos, narrativos y autobiográficos. La vida secreta de Salvador Dalí (1942) es una obra singular en su género. Desde su primera  frase ("A los seis años quería ser cocinero. A los siete quería ser Napoleón. Desde entonces mi ambición no ha dejado de crecer") hasta la última ("El cielo no se encuentra ni arriba ni abajo, ni a la izquierda ni a la derecha, el cielo se encuentra exactamente en el centro del pecho del hombre que tiene fe") es un prodigio de memoria e invención.               .
En 1932 Dalí, dos años después de que escribiese en colaboración con Luis Buñuel el guion de L''Age d'or, preparó otro guion cinematográfico, Babaouo, que no llegó a rodarse. Sin embargo sí se conserva el texto de lo que tenía que ser un auténtico film surrealista. Es difícil explicar el hilo argumental, si es que se puede hablar de argumento, pues la historia de Babaouo es una sucesión inagotable de imágenes a cual más extravagante y sorprendente. Una breve muestra: "Se ve a Babaouo sentado en el vagón. Consulta con frecuencia su reloj (blando). Entre los viajeros, de pie en el extremo del vagón, se distingue a una mujer totalmente desnuda. Al lado de Babaouo está sentado un cartero, con las piernas cruzadas y las manos en los bolsillos. Encima del zapato que no toca el suelo, hay dos huevos al plato (sin el plato) que, en una brusca parada, resbalan y caen al suelo. Esta escena durará tres minutos").       
En España Babauo fue traducido del francés por Esteban Riambau y publicado en 1978 por la Editorial Labor, dentro de la colección Maldoror. Dicha edición bilingüe incorpora un prólogo  especialmente escrito para ella por el propio autor. En dicho prólogo dice:
"Ha llegado el momento en que Babaouo, cuyo rodaje es hoy inevitable, sea la película que hará que se formen las más largas colas de público para verla. Prometo su estreno mundial en el Teatro Museo de Figueras. A 48 kilómteros de la estación de Perpiñán. En el trayecto entre Salses y Narbona, se hallan los dos mojones que gracias a las triangulaciones geodésicas permitieron establecer el metro patrón, diezmillonésima parte del cuadrante del meridiano terrestre, en plena revolución francesa, en el momento de la deriva de los continentes, en el momento de la formación de golfo de Vizcaya, que impidió que hoy todos nosotros estemos más o menos en las Australias, rodeados de más o menos canguros, que es lo más triste que podía habernos ocurrido".          

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…