Ir al contenido principal

Babaouo

Anuncio publicitario para el film Babaouo

Ahora que en el Museo Reina Sofía de Madrid se exhibe una amplia muestra de Salvador Dalí, bueno es recordar que tan interesante como su obra plástica, aunque menos cococida, es su labor como escritor. Su personalidad artística es inseparable de sus textos literarios. No se entiende del todo a Dalí si se prescinde de sus textos ensayísticos, narrativos y autobiográficos. La vida secreta de Salvador Dalí (1942) es una obra singular en su género. Desde su primera  frase ("A los seis años quería ser cocinero. A los siete quería ser Napoleón. Desde entonces mi ambición no ha dejado de crecer") hasta la última ("El cielo no se encuentra ni arriba ni abajo, ni a la izquierda ni a la derecha, el cielo se encuentra exactamente en el centro del pecho del hombre que tiene fe") es un prodigio de memoria e invención.               .
En 1932 Dalí, dos años después de que escribiese en colaboración con Luis Buñuel el guion de L''Age d'or, preparó otro guion cinematográfico, Babaouo, que no llegó a rodarse. Sin embargo sí se conserva el texto de lo que tenía que ser un auténtico film surrealista. Es difícil explicar el hilo argumental, si es que se puede hablar de argumento, pues la historia de Babaouo es una sucesión inagotable de imágenes a cual más extravagante y sorprendente. Una breve muestra: "Se ve a Babaouo sentado en el vagón. Consulta con frecuencia su reloj (blando). Entre los viajeros, de pie en el extremo del vagón, se distingue a una mujer totalmente desnuda. Al lado de Babaouo está sentado un cartero, con las piernas cruzadas y las manos en los bolsillos. Encima del zapato que no toca el suelo, hay dos huevos al plato (sin el plato) que, en una brusca parada, resbalan y caen al suelo. Esta escena durará tres minutos").       
En España Babauo fue traducido del francés por Esteban Riambau y publicado en 1978 por la Editorial Labor, dentro de la colección Maldoror. Dicha edición bilingüe incorpora un prólogo  especialmente escrito para ella por el propio autor. En dicho prólogo dice:
"Ha llegado el momento en que Babaouo, cuyo rodaje es hoy inevitable, sea la película que hará que se formen las más largas colas de público para verla. Prometo su estreno mundial en el Teatro Museo de Figueras. A 48 kilómteros de la estación de Perpiñán. En el trayecto entre Salses y Narbona, se hallan los dos mojones que gracias a las triangulaciones geodésicas permitieron establecer el metro patrón, diezmillonésima parte del cuadrante del meridiano terrestre, en plena revolución francesa, en el momento de la deriva de los continentes, en el momento de la formación de golfo de Vizcaya, que impidió que hoy todos nosotros estemos más o menos en las Australias, rodeados de más o menos canguros, que es lo más triste que podía habernos ocurrido".          

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.