Ir al contenido principal

Dedicatoria a un profesor


"Dios desde lo alto observa con benevolencia a un gentil maestro".


(Dedicatoria que el alumno Taplow inscribe en un ejemplar de la primera edición del Agamenón de Esquilo, en la traducción de Robert Browning, como regalo de despedida a su profesor de latín y griego Andrew Crocker-Harris.

(La versión Browning, 1994, de Mike Figgis. Guion de Ronald Harwood sobre la obra teatral de Terence Rattigan). 



Comentarios

  1. ¡Qué recuerdos! La vi el día antes de la Selectividad, allá por los 90. Siempre dan ganas de ir a esos colegios ingleses o del este de los Estados Unidos, ya sea como alumno o como profesor.

    ResponderEliminar
  2. ¿Viste esta versión o la anterior de Anthony Asquith (1951) con Michael Redgrave. Ambas son espléndidas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es la clase de película que al que le gusta casi la tiene como de culto, otros se dormirán con ella, me incluyo entre los primeros.
    En el texto de la obra de teatro el final no resulta tan "entrañable", queda la duda sobre la burla hacia su profesor.
    Así y todo me gusta ese final para la película.

    P.S. Os dejo la una crítica a la película de " Fej Delvahe":
    http://www.filmaffinity.com/es/user/rating/914125/238583.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).