Ir al contenido principal

De policías (y escritores)


En el libro de memorias Un jardín abandonado por los pájaros, de Marcos Ordóñez, nos habla el autor de su padre, Conrado Ordóñez del Valle que, además de policía, fue libretista de canciones, novelista y asesor de películas como Brigada criminal (1950), de Ignacio F. Iquino. Conrado Ordóñez trabajó a las órdenes del comisario Tomás Gil Llamas, quien de 1944 a 1953 fue jefe de la Brigada de Investigación Criminal de Barcelona.
Brigada criminal se titula también una recopilación de casos criminales acontecidos en Barcelona y aledaños que en 1955 publicaría Gil Llamas en la entonces modesta editorial Planeta. Entre dichos casos figuraba el de la prostituta Carmen Broto Buil, que años más tarde recrearía Juan Marsé en una de sus novelas. El libro de Gil Llamas está escrito sin pretensiones literarias, con una prosa sobria, entre funcional y funcionarial. El comienzo de "El crimen de la calle Amalia" es un buen ejemplo de ello:
"El 9 de marzo de 1944, la portera del número nueve de la calle Aníbal hizo un descubimiento sobrecogedor. En el descansillo del primer piso se tropezó con un envoltorio que contenía la mano ensangrentada de un hombre, cortada a cercén a la altura de la muñeca."
En los años cincuenta un joven de treinta y pocos años, palentino de Villada y escritor por vocación, trabajaba asimismo en la citada BIC. Se llamaba Tomás Salvador y, como nos cuenta Marcos Ordóñez en su libro, era primo hermano de su padre. Salvador publicaría Los atracadores en 1955, uno de los títulos pioneros en España de la llamada novela policiaca o, más tarde, "negra".
Pese a haber ganado en sus inicios premios literarios la crítica le achacaría a Salvador tosquedad y desaliño en el estilo, y este sambenito le habría de acompañar a lo largo de su prolífica carrera literaria. Desde luego Tomás Salvador no fue lo que se dice un estilista, pero tampoco el escritor torpe que nos quiso presentar cierta crítica envarada. Murió en 1984 y, según nos dice Marcos Ordóñez, "en sus últimos años regentó, con un mandilón azul, el quiosco de periódicos de plaza Cataluña, frente al Zurich".

Comentarios

  1. Recuerdo haber visto en la tele "Brigada criminal" cuando era pequeño, y mi recuerdo no es malo. Es más: me gustó mucho. Tengo en la memoria, vagamente, a José Suárez. Por supuesto, si la viera hoy me horrorizaría, casi con toda certeza. Por eso mejor no verla (tampoco hay ocasiones), pero sí hacer memoria.

    ResponderEliminar
  2. Para mí las películas policiacas rodadas en Barcelona en los años 50 son de lo más potable del cine español. Si les quitas la inevitable moralina impuesta por la censura, su acabado final es bastante bueno. Mi preferida es "Distrito quinto", de Julio Coll, con Arturo Fernández y Alberto Closas. Años más tarde Rovira-Beleta rodó una adaptación de la novela de Tomás Salvador "Los atracadores", con Julián Mateos y Agnes Spaak.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo24/6/13 2:09

    A Tomás Salvador yo lo conocí primero en su faceta de autor de literatura infantil, en la variedad de ciencia-ficción. Guardo igualmente un recuerdo tan grato como borroso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.