Ir al contenido principal

Una guía de diarios


José Luis Melero, escritor y bibliófilo zaragozano, ha escrito un libro útil e interesante: Manual de uso del lector de diarios (2013), publicado por Olifante en una cuidada y manejable edición. El libro es una selección "caprichosa", según el autor, pero la realidad es que en él se encierran referencias bibliográficas de la inmensa mayoría de los diarios o dietarios publicados en España (pero no únicamente), desde los más conocidos a otros prácticamente desconocidos o inencontrables. Melero no se limita a presentar una mera ficha bibliográfica, sino que suele dar su parecer, en acertados, y a menudo irónicos, comentarios.
Así, por ejemplo, al hablar de los Diarios íntimos de Agustín de Foxá:

Foxá es sin duda un gran escritor, pero era también un cínico redomado. En la primera anotación de su diario, en septiembre de 1936, con España ardiendo por los cuatro costados y medio muerta de hambre, Foxá escribe lo siguiente: "París. Chez Prunier. Unas ostras, Un chablis frappé y fresas a la crema. Mariscos de aquárium. Langostas rojas y un marinero de barro en la escalera. En el Casino una mujer se desnuda en el trapecio.

O este otro sobre el Diario de una escritora de Virginia Woolf:

Antonio Muñoz Molina escribió: "No conozco otro testimonio mejor sobre la felicidad y la incertidumbre de escribir. No hay confesión de un escritor en la que haya tanta verdad como en este diario de Virginia Woolf". Exageraba.

En otras ocasiones sus palabras incitan a leer la obra referenciada, como en el caso de El diario de  Géza Csath:

Csath, siquiatra, escritor y morfinómano, se suicidó en 1919, a los 32 años, tras asesinar a su esposa disparándole tres tiros con una pistola, en presencia de su hija, y escaparse del sanatorio en el que había sido recluido. Es un diario desolador, en el que confiesa que obligaba a algunas de sus pacientes a manetener con él relaciones sexuales y en el que llega a escribir que lleva una vida "enormemente asquerosa, despreciable. Soy tan detestable, débil y patético que hasta me extraña que Olga siga queriéndome y no me engañe. Que no se haya hartado definitivamente de mi voz débil, apagada..., de mi pene cínico y arrugado, de mi cara demacrada, de mi habla sin genio, de mi vida impotente, sin trabajo, de mi existencia sospechosa, de la impudicia con que me retiro largos ratos en el váter varias veces al día, de mi ignorancia. Creo que además apesto porque tengo el olfato deteriorado y no percibo el olor de mi culo sucio, de mi boca pestilente.

      

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…