Ir al contenido principal

La chica de la escayola

Fotograma de La escapada (1962), de Dino Risi

El segundo gran estímulo procedió de La escapada, otro título exaltado a las alturas de las máximas audacias de la voluptuosidad por mis compañeros de pizarra y pupitre y al que yo, como si no supiera de las eficacias tijeriles de la censura, atribuí delicias pecaminosas, sobre todo cada vez que  -o sea, todas las tardes al salir de clase- me pasaba por la fachada del cine Elíseos para contemplar un cuadro en el que se veía a varios jóvenes bailando el twist, entre ellos una muchacha en bikini y con una pierna escayolada: esa escayola me turbó hasta la asfixia.

(José María Conget, "Mi vida en los cines", en La mujer que vigila los Vermeer, Editorial Pre-Textos, 2013)

Comentarios

  1. Esa evocación de la escayola -la pierna de la chica- tiene una salero digno de un monólogo de Gila. Menos mal que no pasaba por una ortopedia, con sus anuncios de fajas, muletas y variedades mil de prótesis.
    En fin, la pulsión sexual tiene caminos misteriosos y algunas veces cómicos.

    ResponderEliminar
  2. Los actores, el guión, los paisajes son maravillosos. Me declaro tifoso de esta película y si hubiera un club de fans me presentaría a presidente. En italiano se titula "Il sorpasso" que podría traducirse por "El adelantamiento".

    ResponderEliminar
  3. Amaltea: Mi amigo Conget, yo mismo, como tantos de nuestra generación nos iniciamos en los cines y con el cine, pulsiones sexuales incluidas. Con sus fantasías, que ahora nos parecen cómicas, y sus fetichismos. Era lo que había.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Francisco: Si algún día te animas a fundar la asociación de amigos de La escapada, resérvame una plaza. Es también una de mis películas favoritas.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).