Ir al contenido principal

Museo cerrado

Sir Thomas Browne (1605-1682)

Thomas Browne escribió Musaeum Clausum, or, Bibliotheca Abscondita: Containing some remarkable Books, Antiquities, Pictures and Rarities of several kinds, scarce or never seen by any man now living, a imitación de Rabelais, con el fin de parodiar ciertos catálogos de gabinetes de curiosidades y para mofarse de algunas creencias arraigadas en su tiempo.
En este "museo cerrado" o "biblioteca escondida" se mencionan extraños y supuestos libros, manuscritos, cuadros y rarezas de todo tipo.
Así, por ejemplo:
Un Herbario Sub Marino, que describe los diferentes Vegetales encontrados en las Rocas, Colinas, Vallles y Praderas del fondo del Mar, con muchas especies de Algas, Fucus, Quercus, Polygonium, Gramíneas y otras aún no descritas.
Un trazado de la gran Feria de Almachara en Arabia, que, para evitar el gran calor del Sol, se celebra por la Noche, y a la luz de la Luna.  
Un Elefante bailando sobre una Cuerda con un Enano Negro en el lomo. 
Una descripción de todas las clases de Perros a los que el Sultán Achmet, con motivo de una gran Peste en Constantinopla, mandó trasladar a Pera, y de aquí a una pequeña Isla, donde perecieron finalmente por Hambre.
Una Mummia Tholosana, o la Cabeza completa y el Cuerpo del Padre Crispin, enterrado hace mucho en la Cripta de los Cordeliers de Tolosa, donde las Pieles de los muertos se secan y apergaminan sin corromperse de manera que sus personas pueden ser reconocidas hasta mucho tiempo después.
La Piel de una serpiente desarrollada en la Médula Espinal de un Hombre.
Un extracto de Cachunde o Liberans, famoso Compuesto de las Indias Orientales contra la Melancolía.
(Por cierto, cachunde es palabra española que significa "cierta pasta que se hacía con almizcle, ámbar y cato, con la que se confeccionaban píldoras que se tomaban deshaciéndolas en la boca, para fortalecer el estómago. Cato: "Otra substancia medicinal que se elaboraba antiguamente").   
   
 

Comentarios

  1. ¿No andaría el joven Borges por allí, tomando notas?

    ResponderEliminar
  2. Seguro que sí. Browne era uno de los autores preferidos de Borges.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…