Ir al contenido principal

La biblioteca ideal




La biblioteca ideal está destinada a un lector en particular. Cada lector debe sentir que él es ese elegido.

Sobre la entrada de la biblioteca ideal hay escrita esta variación del lema de Rabelais, Lys ce que voudra (Lee lo que quieras).

Ningún anaquel en la biblioteca ideal está más alla del alcance del brazo del lector. La biblioteca ideal no requiere acrobacias.

El mapa de la biblioteca ideal es su catálogo.


La cantidad de libros en la biblioteca ideal varía constantemente. La Biblioteca de Alejandría poseía al parecer 700.000 rollos; la de Jorge Luis Borges 500; la del campo de concentración para niños de Birkenau, 8 preciosos volúmenes que debían ser escondidos cada noche en un lugar diferente.

Cada página de la biblioteca ideal es la primera. Ninguna es la última. 

La biblioteca ideal simboliza todo lo que representa una sociedad. Una sociedad civilizada depende de sus bibliotecas para saber qué es, puesto que las bibliotecas son la memoria de la sociedad. Una sociedad que pierde sus bibliotecas pierde el sentido de sí misma.

(Alberto Manguel, "La biblioteca ideal", en Bibliotecas, Gobierno de Navarra, 2011)

Comentarios

  1. A mí me gustaría ampliar mi biblioteca ideal particular con nuevos (para mí) valores hispanos. ¿Qué título suyo considera más logrado?
    (Escribo en dos blogs de libros, uno colectivo desde 09 y otro personal que está arrancando ahora´. También tengo una "Azotea" pero aquello es más un cajón de sastre)

    ResponderEliminar
  2. Francamente, no me atrevo a darle nombres, más que nada porque no sigo muy de cerca a los "nuevos" valores hispanos, que no dudo que los hay. Mejor irlos descubriendo por uno mismo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lo siento, he debido explicarme fatal. Le preguntaba cual de sus novelas considera de más calidad, independientemente de lo comercial que sea porque quiero leer algo suyo.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. La más reciente, "El fuego y las cenizas", podría ser una buena introducción. También "Las confesiones de un bibliófago" (desde hace años solo disponible en librerías de viejo). En fin, suerte y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).