Ir al contenido principal

La biblioteca ideal




La biblioteca ideal está destinada a un lector en particular. Cada lector debe sentir que él es ese elegido.

Sobre la entrada de la biblioteca ideal hay escrita esta variación del lema de Rabelais, Lys ce que voudra (Lee lo que quieras).

Ningún anaquel en la biblioteca ideal está más alla del alcance del brazo del lector. La biblioteca ideal no requiere acrobacias.

El mapa de la biblioteca ideal es su catálogo.


La cantidad de libros en la biblioteca ideal varía constantemente. La Biblioteca de Alejandría poseía al parecer 700.000 rollos; la de Jorge Luis Borges 500; la del campo de concentración para niños de Birkenau, 8 preciosos volúmenes que debían ser escondidos cada noche en un lugar diferente.

Cada página de la biblioteca ideal es la primera. Ninguna es la última. 

La biblioteca ideal simboliza todo lo que representa una sociedad. Una sociedad civilizada depende de sus bibliotecas para saber qué es, puesto que las bibliotecas son la memoria de la sociedad. Una sociedad que pierde sus bibliotecas pierde el sentido de sí misma.

(Alberto Manguel, "La biblioteca ideal", en Bibliotecas, Gobierno de Navarra, 2011)

Comentarios

  1. A mí me gustaría ampliar mi biblioteca ideal particular con nuevos (para mí) valores hispanos. ¿Qué título suyo considera más logrado?
    (Escribo en dos blogs de libros, uno colectivo desde 09 y otro personal que está arrancando ahora´. También tengo una "Azotea" pero aquello es más un cajón de sastre)

    ResponderEliminar
  2. Francamente, no me atrevo a darle nombres, más que nada porque no sigo muy de cerca a los "nuevos" valores hispanos, que no dudo que los hay. Mejor irlos descubriendo por uno mismo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lo siento, he debido explicarme fatal. Le preguntaba cual de sus novelas considera de más calidad, independientemente de lo comercial que sea porque quiero leer algo suyo.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. La más reciente, "El fuego y las cenizas", podría ser una buena introducción. También "Las confesiones de un bibliófago" (desde hace años solo disponible en librerías de viejo). En fin, suerte y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…