Ir al contenido principal

Hodgson


Ralph Hodgson (1871-1962) fue uno de los poetas más populares del período georgiano. Su primer libro de poemas, The Last Blackbird, data de 1907, pero su reputación quedó firmemente establecida años más tarde con la publicación de Poems (1917). Sus dos poemas más conocidos y antologados, "The Bull" y "The Song of Honour" recibieron el premio Polignac de la Sociedad Real de Literatura.
En 1912 fundó, junto con el ilustrador Claud Lovat Fraser y el bibliógrafo Holbrook Jackson, una pequeña editorial, llamada At the Sign of the Flying Fame, en el 45 de Roland Gardens en Londres, en la que publicó la mayoría de sus poemas en cuidados folletos. The Song of Honour salió en 1913; fue impreso por A. T. Stevens para la Flying Fame e ilustrado y coloreado a mano por Lovat Fraser, Se hizo una tirada de 800 ejemplares. Con posterioridad el poema fue incluído en su libro recopilatorio Poems (1917). 
Hodgson era un hombre retraído, muy celoso de su privacidad y enemigo de cualquier tipo de publicidad. En 1924 se trasladó al Japón, donde fue lector de inglés en la Universidad de Sendai y colaboró en la traducción del Manyoshu, la gran colección de poesía clásica japonesa. En 1938 regresó a su país, se despidió de sus amigos y desapareció. Más tarde se supo que se había marchado a Estados Unidos, donde vivió retirado de la escritura en una granja solitaria en Minerva, Ohio, hasta su muerte.

Comentarios

  1. Parece que era un poeta sin pizca de vanidad ni afán de protagonismo.
    Un solitario que se alimentaba de sí mismo, y dejó de escribir. Cuesta creer que no echara mano de la pluma en esos años. ¿Que haría durante las largas tardes en su granja de Ohio? Quizás no paró de escribir y antes de morir enterró su obra debajo de algún árbol.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hay un misterio en esta huída y en el dejar de escribir que tal vez nunca sabremos. ¿Cuándo un escritor se convierte en un bartleby, como diría Vila-Matas? Misterios de la escritura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Cuervos en Pravia.

    Siempre tuve cierta debilidad por la hegeliana cita de the owl of Minerva spreads its wings only with the falling of the dusk.
    Me da que Hodgson también.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Enrique, por recordarnos aquí esta espléndida cita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…