Ir al contenido principal

Hodgson


Ralph Hodgson (1871-1962) fue uno de los poetas más populares del período georgiano. Su primer libro de poemas, The Last Blackbird, data de 1907, pero su reputación quedó firmemente establecida años más tarde con la publicación de Poems (1917). Sus dos poemas más conocidos y antologados, "The Bull" y "The Song of Honour" recibieron el premio Polignac de la Sociedad Real de Literatura.
En 1912 fundó, junto con el ilustrador Claud Lovat Fraser y el bibliógrafo Holbrook Jackson, una pequeña editorial, llamada At the Sign of the Flying Fame, en el 45 de Roland Gardens en Londres, en la que publicó la mayoría de sus poemas en cuidados folletos. The Song of Honour salió en 1913; fue impreso por A. T. Stevens para la Flying Fame e ilustrado y coloreado a mano por Lovat Fraser, Se hizo una tirada de 800 ejemplares. Con posterioridad el poema fue incluído en su libro recopilatorio Poems (1917). 
Hodgson era un hombre retraído, muy celoso de su privacidad y enemigo de cualquier tipo de publicidad. En 1924 se trasladó al Japón, donde fue lector de inglés en la Universidad de Sendai y colaboró en la traducción del Manyoshu, la gran colección de poesía clásica japonesa. En 1938 regresó a su país, se despidió de sus amigos y desapareció. Más tarde se supo que se había marchado a Estados Unidos, donde vivió retirado de la escritura en una granja solitaria en Minerva, Ohio, hasta su muerte.

Comentarios

  1. Parece que era un poeta sin pizca de vanidad ni afán de protagonismo.
    Un solitario que se alimentaba de sí mismo, y dejó de escribir. Cuesta creer que no echara mano de la pluma en esos años. ¿Que haría durante las largas tardes en su granja de Ohio? Quizás no paró de escribir y antes de morir enterró su obra debajo de algún árbol.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hay un misterio en esta huída y en el dejar de escribir que tal vez nunca sabremos. ¿Cuándo un escritor se convierte en un bartleby, como diría Vila-Matas? Misterios de la escritura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Cuervos en Pravia.

    Siempre tuve cierta debilidad por la hegeliana cita de the owl of Minerva spreads its wings only with the falling of the dusk.
    Me da que Hodgson también.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Enrique, por recordarnos aquí esta espléndida cita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.