Ir al contenido principal

Hodgson


Ralph Hodgson (1871-1962) fue uno de los poetas más populares del período georgiano. Su primer libro de poemas, The Last Blackbird, data de 1907, pero su reputación quedó firmemente establecida años más tarde con la publicación de Poems (1917). Sus dos poemas más conocidos y antologados, "The Bull" y "The Song of Honour" recibieron el premio Polignac de la Sociedad Real de Literatura.
En 1912 fundó, junto con el ilustrador Claud Lovat Fraser y el bibliógrafo Holbrook Jackson, una pequeña editorial, llamada At the Sign of the Flying Fame, en el 45 de Roland Gardens en Londres, en la que publicó la mayoría de sus poemas en cuidados folletos. The Song of Honour salió en 1913; fue impreso por A. T. Stevens para la Flying Fame e ilustrado y coloreado a mano por Lovat Fraser, Se hizo una tirada de 800 ejemplares. Con posterioridad el poema fue incluído en su libro recopilatorio Poems (1917). 
Hodgson era un hombre retraído, muy celoso de su privacidad y enemigo de cualquier tipo de publicidad. En 1924 se trasladó al Japón, donde fue lector de inglés en la Universidad de Sendai y colaboró en la traducción del Manyoshu, la gran colección de poesía clásica japonesa. En 1938 regresó a su país, se despidió de sus amigos y desapareció. Más tarde se supo que se había marchado a Estados Unidos, donde vivió retirado de la escritura en una granja solitaria en Minerva, Ohio, hasta su muerte.

Comentarios

  1. Parece que era un poeta sin pizca de vanidad ni afán de protagonismo.
    Un solitario que se alimentaba de sí mismo, y dejó de escribir. Cuesta creer que no echara mano de la pluma en esos años. ¿Que haría durante las largas tardes en su granja de Ohio? Quizás no paró de escribir y antes de morir enterró su obra debajo de algún árbol.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hay un misterio en esta huída y en el dejar de escribir que tal vez nunca sabremos. ¿Cuándo un escritor se convierte en un bartleby, como diría Vila-Matas? Misterios de la escritura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Cuervos en Pravia.

    Siempre tuve cierta debilidad por la hegeliana cita de the owl of Minerva spreads its wings only with the falling of the dusk.
    Me da que Hodgson también.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Enrique, por recordarnos aquí esta espléndida cita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).