Ir al contenido principal

Una calle del Clot

 Grupo familiar en la calle Rosendo Nobas del Clot, 
en un verano, en fiestas, a comienzos de los años cincuenta. 
(En el centro, un servidor, con camiseta a rayas). 

"El abuelo y la abuela no estaban casados, cosas de libertarios, decía mi madre, y tenían una carbonería en la calle Rosendo Nobas, muy cerca de San Juan de Malta, donde dicen se escondía Durruti".

(José María Sanz "Loquillo", El chico de la bomba, 2002).

Recuerdo la carbonería de la calle Rosendo Nobas, en el barrio del Clot. Mis abuelos maternos vivían en esta calle, donde tenían una alpargatería. Seguramente José Mª Sanz recuerde también la tienda de mis abuelos. Yo a él le vi alguna una vez, cuando era un niño, el hijo de Santiago, "el artillero".

Comentarios

  1. ¡Caramba, si casi fuímos vecinos! Viví muy cerca, en Felip II y estudié en una cole de monjas de Paseo Maragall.La carbonería que refieres, también la conocí, recuerdo haberla visto aunque yo era muy pequeña, pero sí, me acuerdo. Acabaré por creer que es verdad que el mundo es un pañuelo.

    ResponderEliminar
  2. Extraños caminos que hacen vecinos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Jo també recordo vagament la carboneria, era molt petita però el que mes recordo son aquestes tertulies d'estiu amb els avis. Quina foto més maca i quants record. Petons, Montse

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).