Ir al contenido principal

Combate singular


El domingo 13 de febrero de 1898 tuvo lugar en la Plaza de Toros de Madrid, un sensacional espectáculo: el combate entre un toro y un elefante.
Con un lleno hasta la bandera el respetable público se dispuso a gozar de la lucha feroz entre Sombrerito, un morlaco de cinco años y el elefante Nerón, que había sido sacado para la ocasión de la madrileña Casa de Fieras.
Según los cronistas del evento, el toro resultó ser bastante manso, embistiendo sin codicia al paquidermo en un par de ocasiones y causándole unos pocos arañazos. El elefante, logró romper la cadena con la que estaba atado y huyó despavorido.
Ante la poca fiereza de la lucha el público, indignado, exigió la entrada de otro toro más bravo. Salió al ruedo un segundo astado, el cual hizo unas cuantas embestidas hasta derribar a Nerón, que volvió a darse a la fuga. Luego, cada animal fue a lo suyo y no hubo más.
Al final el toro fue ovacionado y el elefante fue despedido con una lluvia de naranjas.    

Comentarios

  1. ¡Qué barbaridad! Al menos es un consuelo saber que, a pesar de la bajeza moral de muchos, hoy somos menos salvajes y crueles con los animales. Supongo que si Pío Baroja tuvo conocimiento de semejante espectáculo bochornoso debió de indignarse con la naturaleza humana, mitad angelical, mitad bestial.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Y este "panem et circenses" ocurría poco antes del Desastre de Cuba y Filipinas. Como si no pasase nada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Y vaya trauma para el elefante. Espero que se comiera alguna naranja.
    Ahí tenemos una buena muestra de que puede caer o estar a punto, el diluvio que si hay entradas para sentarse a comer pipas mientras se procede al desuello en plaza pública, los damnificados acuden en tropel, y lo que es peor, lo pasan en grande mientras la riada se lleva sus casas. Es el sino fatal de la especie.

    ResponderEliminar
  4. Parece ser que este tipo de espectáculo no era tan infrecuente. Creo recordar que Charles Davillier, en su Viaje por España, hace mención también de uno de estos combates singulares.

    ResponderEliminar
  5. Menudo país....que se divierte a costa de la violencia hacia los animales....Así nos va.

    ResponderEliminar
  6. Pues dicen que ahora el Congreso de los Diputados, ainstancias del PP, piensa declarar la "fiesta" de los toros Bien de Interés Cultural.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…