Ir al contenido principal

Escritores vivos


"Living Writers" fue el título de una serie de charlas radiofónicas en las que varios escritores fueron invitados a hablar de otros colegas contemporáneos. Las charlas fueron emitidas en el Tercer Programa de la BBC, entre octubre y diciembre de 1946. Un año después, las doce charlas fueron publicadas en forma de libro, bajo el mismo título de Living Writers, por la Sylvan Press de Londres, con una introducción de Gilbert Phelps, editor y productor de dicho programa. En el frontispicio, a toda página, esta cita de John Donne: "Words are our subtillest and delicatest outward creatures, being composed of thoughts and breath".  
La idea era ofrecer al oyente un panorama no exhaustivo, pero sí selecto, de la literatura inglesa en aquel momento, para lo cual se escogieron poetas y narradores, la mayoría muy conocidos, pero también otros más minoritarios. Los autores objeto de los estudios críticos fueron Sean O'Casey, Graham Greene, Christopher Isherwood, Elizabeth Bowen, Wyndham Lewis, I. Compton-Burnett, E. M. Forster, George Orwell, Walter de la Mare, Aldous Huxley, Evelyn Waugh y T. F. Powys. Entre los autores de las semblanzas encontramos no solo críticos profesionales, como Geoffrey Grigson o Peter Quennell, sino a escritores como Rose Macaulay, Dylan Thomas, V. S. Pritchett y John Betjeman.
Lo que más me llama la atención de este libro, a parte de su intrínseco valor documental, es el elevado nivel, la gran calidad de las charlas, desarrolladas con un lenguaje muy "audible" sin dejar de ser riguroso. Me imagino a los oyentes británicos del Tercer Programa, sometidos a las carencias de una dura posguerra, con los alimentos básicos racionados, recibiendo en sus hogares, a través de las ondas, otro tipo de alimento si no necesario para el cuerpo sí para el espíritu.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…