Ir al contenido principal

Escritores vivos


"Living Writers" fue el título de una serie de charlas radiofónicas en las que varios escritores fueron invitados a hablar de otros colegas contemporáneos. Las charlas fueron emitidas en el Tercer Programa de la BBC, entre octubre y diciembre de 1946. Un año después, las doce charlas fueron publicadas en forma de libro, bajo el mismo título de Living Writers, por la Sylvan Press de Londres, con una introducción de Gilbert Phelps, editor y productor de dicho programa. En el frontispicio, a toda página, esta cita de John Donne: "Words are our subtillest and delicatest outward creatures, being composed of thoughts and breath".  
La idea era ofrecer al oyente un panorama no exhaustivo, pero sí selecto, de la literatura inglesa en aquel momento, para lo cual se escogieron poetas y narradores, la mayoría muy conocidos, pero también otros más minoritarios. Los autores objeto de los estudios críticos fueron Sean O'Casey, Graham Greene, Christopher Isherwood, Elizabeth Bowen, Wyndham Lewis, I. Compton-Burnett, E. M. Forster, George Orwell, Walter de la Mare, Aldous Huxley, Evelyn Waugh y T. F. Powys. Entre los autores de las semblanzas encontramos no solo críticos profesionales, como Geoffrey Grigson o Peter Quennell, sino a escritores como Rose Macaulay, Dylan Thomas, V. S. Pritchett y John Betjeman.
Lo que más me llama la atención de este libro, a parte de su intrínseco valor documental, es el elevado nivel, la gran calidad de las charlas, desarrolladas con un lenguaje muy "audible" sin dejar de ser riguroso. Me imagino a los oyentes británicos del Tercer Programa, sometidos a las carencias de una dura posguerra, con los alimentos básicos racionados, recibiendo en sus hogares, a través de las ondas, otro tipo de alimento si no necesario para el cuerpo sí para el espíritu.

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…