Ir al contenido principal

Escritores vivos


"Living Writers" fue el título de una serie de charlas radiofónicas en las que varios escritores fueron invitados a hablar de otros colegas contemporáneos. Las charlas fueron emitidas en el Tercer Programa de la BBC, entre octubre y diciembre de 1946. Un año después, las doce charlas fueron publicadas en forma de libro, bajo el mismo título de Living Writers, por la Sylvan Press de Londres, con una introducción de Gilbert Phelps, editor y productor de dicho programa. En el frontispicio, a toda página, esta cita de John Donne: "Words are our subtillest and delicatest outward creatures, being composed of thoughts and breath".  
La idea era ofrecer al oyente un panorama no exhaustivo, pero sí selecto, de la literatura inglesa en aquel momento, para lo cual se escogieron poetas y narradores, la mayoría muy conocidos, pero también otros más minoritarios. Los autores objeto de los estudios críticos fueron Sean O'Casey, Graham Greene, Christopher Isherwood, Elizabeth Bowen, Wyndham Lewis, I. Compton-Burnett, E. M. Forster, George Orwell, Walter de la Mare, Aldous Huxley, Evelyn Waugh y T. F. Powys. Entre los autores de las semblanzas encontramos no solo críticos profesionales, como Geoffrey Grigson o Peter Quennell, sino a escritores como Rose Macaulay, Dylan Thomas, V. S. Pritchett y John Betjeman.
Lo que más me llama la atención de este libro, a parte de su intrínseco valor documental, es el elevado nivel, la gran calidad de las charlas, desarrolladas con un lenguaje muy "audible" sin dejar de ser riguroso. Me imagino a los oyentes británicos del Tercer Programa, sometidos a las carencias de una dura posguerra, con los alimentos básicos racionados, recibiendo en sus hogares, a través de las ondas, otro tipo de alimento si no necesario para el cuerpo sí para el espíritu.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).