Ir al contenido principal

De lo vulgar en literatura


En 1940 Aldous Huxley publicó en la editorial londinense Chatto & Windus un ensayo titulado Vulgarity in Literature. En él Huxley hace una digresión en torno a este concepto tan poco tratado y peor definido en el campo literario. Al igual que lo "obsceno", lo "vulgar" es un concepto de difícil y controvertida definición. Además, el concepto de vulgaridad cambia con el paso del tiempo, las modas y las convenciones. También son distintos los matices de lo vulgar en diferentes idiomas.  
Hay vulgaridad en la esfera de las emociones y el intelecto. Un hombre puede ser malvado o estúpido o apasionado sin ser vulgar. También puede ser vulgarmente bueno, o inteligente o espiritual. Incluso  pertenecer a la clase más alta en un ámbito de actividad y al mismo tiempo situarse en otro a un nivel de lo más bajo. Vivre? Nos valets le feront pour nous, responde Villiers de L'Isle Adam.
En literatura ocurre algo parecido. No es necesario ser un mal escritor para ser vulgar; se puede ser vulgar y sin embargo ser un gran escritor. Para Huxley, Edgar Allan Poe es en muchos de sus poemas rematadamente vulgar. "La sustancia de Poe es refinada; es su forma que es vulgar". Para Huxley, es vulgar en literatura hacer un despliegue de emociones que no se tienen, pero que uno piensa que debería tener, ya que las mejores personas las tienen. Es vulgar tener emociones y expresarlas tan mal, con tantas y tan malas protestas, que uno parece no tener sentimientos naturales, sino fabricarlos mediante un proceso de superchería literaria. Este es, según Huxley, el principal defecto, entre otros, de D'Annunzio o de Romain Rolland. Tampoco escaparían a la vulgaridad, de acuerdo con su opinión, determinados pasajes novelísticos de Balzac y de Dickens.
El ejemplar de Vulgarity in Literature que manejo tiene como curiosidad añadida el haber pertenecido a Peregrine Spencer Churchill (1913-2002), sobrino de Winston Churchill. Dicho ejemplar, adquirido en la librería T. W. Griggs and Co. de Durban, lleva pegado su ex-libris, con el dibujo de un gran halcón peregrino. Solo hay un subrayado a lápiz en todo el libro, y es este: "He conocido a hombres del mayor refinamiento intelectual, cuya vida emocional era repugnantemente vulgar".

Comentarios

  1. ¿Y quién se libra de un toque de vulgaridad? Es propio de la naturaleza humana arrastrarse un rato por el lodo, luego los restos de barro se secan y caen, siempre que el traje sea de buena tela y perfecta hechura. (Y sepamos levantarnos)

    Feliz año 2013, que siga usted bien y que podamos leer su magnífico blog muchos años.

    ResponderEliminar
  2. Sí, tal como la entiende Huxley es muy difícil no caer en algún momento en cierta vulgaridad de estilo.
    Gracias y feliz 2013.

    ResponderEliminar
  3. Por vulgaridad entiendo lo que todo el mundo. Pero Huxley, según su artículo, parece tener otro concepto. Un autor actual que no termina de llevarme del terreno del todo - aunque no escribe mal y lo que cuenta tiene interés en teoría - es John. Me lo ha recordado precisamentee por esa distancia entre sensibilidd personal y literaria, por esa frialdad en lo que cuenta, indicativa de que muestra lo que cree que el lector demanda que tiene que sentir, no lo que siente en realidad. Solo en ese sentido, sería vulgar Banville, no en la acepción más corriente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Dos erratas, lo siento.
    1) "... llevarme A SU terreno".
    2) "...es John BANVILLE".

    ResponderEliminar
  5. Desde luego la idea de lo vulgar en Huxley se aparta de lo que solemos entender por estos pagos. En cuanto a Banville, lo he leído poco, pero me escama esta insistencia de los críticos en recalcar lo bien que escribe. Por cierto, ¿qué pensaría Huxley de lo que es escribir bien en literatura?
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)