Ir al contenido principal

De lo vulgar en literatura


En 1940 Aldous Huxley publicó en la editorial londinense Chatto & Windus un ensayo titulado Vulgarity in Literature. En él Huxley hace una digresión en torno a este concepto tan poco tratado y peor definido en el campo literario. Al igual que lo "obsceno", lo "vulgar" es un concepto de difícil y controvertida definición. Además, el concepto de vulgaridad cambia con el paso del tiempo, las modas y las convenciones. También son distintos los matices de lo vulgar en diferentes idiomas.  
Hay vulgaridad en la esfera de las emociones y el intelecto. Un hombre puede ser malvado o estúpido o apasionado sin ser vulgar. También puede ser vulgarmente bueno, o inteligente o espiritual. Incluso  pertenecer a la clase más alta en un ámbito de actividad y al mismo tiempo situarse en otro a un nivel de lo más bajo. Vivre? Nos valets le feront pour nous, responde Villiers de L'Isle Adam.
En literatura ocurre algo parecido. No es necesario ser un mal escritor para ser vulgar; se puede ser vulgar y sin embargo ser un gran escritor. Para Huxley, Edgar Allan Poe es en muchos de sus poemas rematadamente vulgar. "La sustancia de Poe es refinada; es su forma que es vulgar". Para Huxley, es vulgar en literatura hacer un despliegue de emociones que no se tienen, pero que uno piensa que debería tener, ya que las mejores personas las tienen. Es vulgar tener emociones y expresarlas tan mal, con tantas y tan malas protestas, que uno parece no tener sentimientos naturales, sino fabricarlos mediante un proceso de superchería literaria. Este es, según Huxley, el principal defecto, entre otros, de D'Annunzio o de Romain Rolland. Tampoco escaparían a la vulgaridad, de acuerdo con su opinión, determinados pasajes novelísticos de Balzac y de Dickens.
El ejemplar de Vulgarity in Literature que manejo tiene como curiosidad añadida el haber pertenecido a Peregrine Spencer Churchill (1913-2002), sobrino de Winston Churchill. Dicho ejemplar, adquirido en la librería T. W. Griggs and Co. de Durban, lleva pegado su ex-libris, con el dibujo de un gran halcón peregrino. Solo hay un subrayado a lápiz en todo el libro, y es este: "He conocido a hombres del mayor refinamiento intelectual, cuya vida emocional era repugnantemente vulgar".

Comentarios

  1. ¿Y quién se libra de un toque de vulgaridad? Es propio de la naturaleza humana arrastrarse un rato por el lodo, luego los restos de barro se secan y caen, siempre que el traje sea de buena tela y perfecta hechura. (Y sepamos levantarnos)

    Feliz año 2013, que siga usted bien y que podamos leer su magnífico blog muchos años.

    ResponderEliminar
  2. Sí, tal como la entiende Huxley es muy difícil no caer en algún momento en cierta vulgaridad de estilo.
    Gracias y feliz 2013.

    ResponderEliminar
  3. Por vulgaridad entiendo lo que todo el mundo. Pero Huxley, según su artículo, parece tener otro concepto. Un autor actual que no termina de llevarme del terreno del todo - aunque no escribe mal y lo que cuenta tiene interés en teoría - es John. Me lo ha recordado precisamentee por esa distancia entre sensibilidd personal y literaria, por esa frialdad en lo que cuenta, indicativa de que muestra lo que cree que el lector demanda que tiene que sentir, no lo que siente en realidad. Solo en ese sentido, sería vulgar Banville, no en la acepción más corriente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Dos erratas, lo siento.
    1) "... llevarme A SU terreno".
    2) "...es John BANVILLE".

    ResponderEliminar
  5. Desde luego la idea de lo vulgar en Huxley se aparta de lo que solemos entender por estos pagos. En cuanto a Banville, lo he leído poco, pero me escama esta insistencia de los críticos en recalcar lo bien que escribe. Por cierto, ¿qué pensaría Huxley de lo que es escribir bien en literatura?
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …