Ir al contenido principal

Dryden, apaleado

John Dryden (1631-1700)

Los poetas suelen ser muy sensibles a las alusiones personales en los versos de otros colegas. Las  consecuencias no pasan la mayoría de las veces de escaramuzas verbales, aunque en algunas ocasiones los sarcasmos han provocado que se llegase a las manos. 
John Dryden ayudó a componer el poema Essay on Satire, que firmaría su patrón John Sheffield (más tarde duque de Buckingham). En él se contenía una descalificadora alusión a John Wilmot, segundo conde de Rochester, el más depravado poeta de la época. Casualmente (o no tan casualmente), la noche del 18 de diciembre de 1679, en un oscuro callejón de Covent Garden, Dryden fue asaltado por tres matones y brutalmente apaleado. Jamás pudo probarse que fuera Rochester quien urdiese la emboscada.
Unos días después la London Gazette publicaba el siguiente anuncio:

El señor John Dryden fue bárbaramente agredido y herido en Rose-street, Covent Garden, por varios desconocidos el lunes 18 de los corrientes, por la noche, si alguna persona puede revelar el nombre de los agresores al mencionado señor Dryden o a un juez de paz, no sólo recibirá cincuenta libras, que están depositadas a este fin en manos del señor Blanchard, joyero, vecino de Temple Bar, sino que  si es el autor principal o uno de los ayudantes de dicho hecho, Su Majestad, muy generosamente, promete perdonarle.

Nadie reclamó la recompensa. 
   


Comentarios

  1. Lo apalearon al lado del pub Lamb & The Flag que aún existe- y que en su día frecuentó Dickens-, y es recomendable aunque no de los mejores de Londres.De hecho,la barra del piso de arriba del pub se llama Dryden Room.
    No olvidemos que a Marlowe lo mataron en una casa-taberna de Deptford

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo que sobre el tema escribiste hace exactamente 5 años (ver enlace) por aquello del poema
    "Me levanto a las once, como hacia las dos,
    antes de las siete ya estoy borracho y mando llamar a mi puta;
    temeroso de contraer unas purgaciones,
    la acaricio y le suelto el chorro en el regazo;
    luego discutimos y nos peleamos hasta que me quedo dormido,
    momento en que la puta se envalentona y me palpa el bolsillo.
    Astutamente me abandona entonces y para vengar la afrenta
    me deja a la vez sin carne y sin dinero.
    Si por casualidad despierto entonces, mareado y exaltado,
    qué alboroto organizo por haber perdido a la puta.
    Rujo, bramo, sufro un ataque de ira
    y, añorando a mi zagala, me abalanzo sobre mi paje.
    Luego, con el estómago revuelto, la tomo con mis criados
    y me quedo en la cama bostezando hasta que se hacen las once."

    Un lustro no es nada.

    "

    ResponderEliminar
  3. Beereater: No conozco el pub, pero en mi próxima visita a Londres me gustaría visitarlo.
    El Libertino: Ya ni me acordaba que hace cinco años escribí sobre Dryden Y Rochester. El tiempo vuela y la memoria empieza a flaquear.
    Saludos a ambos.

    ResponderEliminar
  4. Cinco años exactos. Curioso.Es casi "forteano".
    ¿Ha visto usted The Libertine ?
    Me tomo la libertad de dejarle un enlace en mi nombre, con una de nuestras guías de Londres. Tiene ausencias escandalosas que se subsanan en los imprescindibles comentarios.
    Buenas Noches

    ResponderEliminar
  5. Es obvio que el maguffin (que no hecho forteano) es que apalizasen a Dreyden el 18 de diciembre de 1679 -menudo regalo de Navidades-lo que enciende la lámpara de la memoria del blog.
    Vamos,digo yo.

    ResponderEliminar
  6. Beereater: No he visto The Libertine, y si se estrenó en España se me pasó. Más deberes que hacer. Tomo nota del blog sobre pubs londinenses. Buena pinta (en ambos sentidos).
    Tuercebotas: Tal parece como si esta fecha se me ha quedado grabada el sunsconsciente, y en cuanto se acercan las navidades aflora.
    ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.