Ir al contenido principal

Cuentos navideños

"El espectro de Marley". Ilustración de John Leech 
para Christmas Carol (1843), de Charles Dickens.

Dickens inventó el "libro navideño". Canción de Navidad fue escrito expresamente para ser  comercializado justo por estas fechas navideñas. La idea fue un éxito, y a este le siguieron otros Christmas books en años sucesivos. Aunque ya en alguno de sus libros anteriores había incluído alguna escena navideña, como el episodio de Dingle Dell en Los papeles de Pickwick, fue la historia de Scrooge la que realmente marcó la pauta en lo se conoce como "espíritu de la Navidad".
A Christmas Carol fue publicado en 1843 tan solo unos pocos días antes del 25 de diciembre, y a pesar del apremio se vendieron 6.000 ejemplares el mismo día de su publicación. Sin embargo, dados los costes de la edición, Dickens solo cobró del editor Chapman & Hall, por los seis mil ejemplares vendidos, la cantidad de 230 libras esterlinas, mucho menos de lo que esperaba. Lo cierto es que en la edición de Christmas Carol no se reparó en gastos. Para ello se escogió a uno de los mejores ilustradores del momento, John Leech, que hizo un magnífico trabajo. Dickens le pidió que las ilustraciones fueran coloreadas, lo que encareció el producto.
La Navidad en Dickens siempre tiene un reverso. Hay una parte luminosa y otra sombría. De hecho, la historia de Scrooge es una historia de fantasmas, en ocasiones tétrica. Y no olvidemos que Grandes esperanzas arranca con Pip el día de Nochebuena, ante la tumba de sus padres. Vida y muerte, unidos.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…