Ir al contenido principal

Premio

Los ganadores de los Premios de la Crítica de Asturias 2012 (de izquierda a derecha): 
Fulgencio Argüelles, Pepe Monteserín, Carmen Gómez Ojea, Rodrigo Olay y Jorge Ordaz.

Ayer me fue concedido el Premio de la Crítica de Asturias 2012, en la modalidad de narrativa, por mi novela El fuego y las cenizas. El premio me hace particularmente feliz, y quiero hacer constar mi agradecimiento a la Asociación de Escritores de Asturias, a los miembros del jurado y a la editorial que publicó el libro, Pez de Plata. Quiero felicitar asimismo a los otros galardonados en las distintas modalidades: Fulgencio Argüelles, Rodrigo Olay y Pepe Monteserín. Y a Carmen Gómez Ojea, por el VIII Premio de las Letras de Asturias. 

Comentarios

  1. Enhorabuena a todos los premiados y, en especial, a ti, Jorge. "El fuego y las cenizas" lo merece.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me alegra saber que te han dado este premio.

    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  3. ¡Excelente noticia! Enhorabuena. Siempre es motivo de alegría que se reconozca la calidad.

    ResponderEliminar
  4. conde-duque9/11/12 21:50

    ¡Enhorabuena, don Jorge!
    No veo bien: ¿qué es el trofeo?

    ResponderEliminar
  5. Bien merecido, muchas felicidades a los cinco y al buen ojo del jurado.

    ResponderEliminar
  6. José Luis, Airin, Francisco, Miguel, conde-duque, Amaltea: Mil gracias a todos. Abrazos.
    (conde-duque: El trofeo consiste en una estatuilla de la cabeza de Apolo, obra de Jaime Herrero)

    ResponderEliminar
  7. Molt be Jordi, felicitats per aquest premi, tu mereixes, i gràcies per ajudar-nos amb les teves histories tant ben narrades ha passar una bona estona lleguin. Molts petons. Montse

    ResponderEliminar
  8. Moltes gràcies, Montse.
    Una abraçada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.