Ir al contenido principal

Premio

Los ganadores de los Premios de la Crítica de Asturias 2012 (de izquierda a derecha): 
Fulgencio Argüelles, Pepe Monteserín, Carmen Gómez Ojea, Rodrigo Olay y Jorge Ordaz.

Ayer me fue concedido el Premio de la Crítica de Asturias 2012, en la modalidad de narrativa, por mi novela El fuego y las cenizas. El premio me hace particularmente feliz, y quiero hacer constar mi agradecimiento a la Asociación de Escritores de Asturias, a los miembros del jurado y a la editorial que publicó el libro, Pez de Plata. Quiero felicitar asimismo a los otros galardonados en las distintas modalidades: Fulgencio Argüelles, Rodrigo Olay y Pepe Monteserín. Y a Carmen Gómez Ojea, por el VIII Premio de las Letras de Asturias. 

Comentarios

  1. Enhorabuena a todos los premiados y, en especial, a ti, Jorge. "El fuego y las cenizas" lo merece.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me alegra saber que te han dado este premio.

    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  3. ¡Excelente noticia! Enhorabuena. Siempre es motivo de alegría que se reconozca la calidad.

    ResponderEliminar
  4. conde-duque9/11/12 21:50

    ¡Enhorabuena, don Jorge!
    No veo bien: ¿qué es el trofeo?

    ResponderEliminar
  5. Bien merecido, muchas felicidades a los cinco y al buen ojo del jurado.

    ResponderEliminar
  6. José Luis, Airin, Francisco, Miguel, conde-duque, Amaltea: Mil gracias a todos. Abrazos.
    (conde-duque: El trofeo consiste en una estatuilla de la cabeza de Apolo, obra de Jaime Herrero)

    ResponderEliminar
  7. Molt be Jordi, felicitats per aquest premi, tu mereixes, i gràcies per ajudar-nos amb les teves histories tant ben narrades ha passar una bona estona lleguin. Molts petons. Montse

    ResponderEliminar
  8. Moltes gràcies, Montse.
    Una abraçada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).