Ir al contenido principal

Menéndez Pelayo

Marcelino Menéndez Pelayo (1856-1912)

Parece cosa comprobada que el centenario de Marcelino Menéndez Pelayo está pasando con más pena que gloria. Personalmente es una figura que me queda un poco lejos, si bien es de justicia reconocer su importancia como historiador y crítico de las letras hispanas. Sin embargo, hubo un tiempo en que yo supe mucho de Menéndez Pelayo; no porque me interesase de una manera especial, sino porque me tocó estudiarlo en el curso Preuniversitario (creo que era el de 1961-62), cuando éste consistía en asignaturas monográficas. "Menéndez Pelayo" era una de ellas; otra "Plazas y provincias africanas". Qué tiempos.
Cursé el Preu en el Instituto "Jaime Balmes" de Barcelona. La "asignatura" de marras corrió a cargo de  Guillermo Díaz-Plaja, catedrático de Literatura de aquel Instituto. En realidad, más que clases, lo que nos daba D. Guillermo -cuando las daba, pues solía faltar bastante- eran más bien charlas o divagaciones. Nos habló mucho de dos de los maestros de Menéndez y Pelayo en la universidad de Barcelona: Milá y Fontanals y Rubió y Ors. Nos dijo que al hijo de éste último, Rubió y Lluch, compañero de aula de Menéndez y Pelayo y más tarde catedrático de Literatura en las universidades de Oviedo y Barcelona, lo había conocido en persona, ya jubilado. En una ocasión, aprovechando que D. Marcelino era de Santander, nos estuvo hablando durante una hora sobre la contraposición entre el mundo cántabro y el mundo mediterráneo, tomando como referencia dos poetas novecentistas: Ramón de Basterra y Josep Carner.
No recuerdo qué nota saqué en el examen, pero aprobé. Sí recuerdo que la pregunta sobre la opinión que al erudito santanderino le mererecían las ideas estéticas de Fox Morcillo la clavé. La verdad es que estudiar a Menéndez Pelayo me sirvió, sobre todo, para interesarme por otros aquellos autores a los que el polígrafo santanderino detestaba, que no eran pocos. Es sabido: los caminos de la literatura son tortuosos, e impredecibles.  

Comentarios

  1. Es lamentable ese olvido: me parece un excelente escritor, con un estilo delicioso y una erudición pasmosa. Su "Historia de los heterodoxos españoles" es una joya. (He leído fragmentos). Pero me parece un pensador muy pobre. ¡Tenías buenos profesores! Yo estudié (algo) en La Salle Condal.

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que, al final de curso, hasta le cogí cariño. Era un reaccionario, pero, en cambio sentía un gran amor por Cataluña (incluso pronunció un discurso en catalán en unos Jocs Florals). Coincido contigo: no se merece el olvido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…