Ir al contenido principal

Menéndez Pelayo

Marcelino Menéndez Pelayo (1856-1912)

Parece cosa comprobada que el centenario de Marcelino Menéndez Pelayo está pasando con más pena que gloria. Personalmente es una figura que me queda un poco lejos, si bien es de justicia reconocer su importancia como historiador y crítico de las letras hispanas. Sin embargo, hubo un tiempo en que yo supe mucho de Menéndez Pelayo; no porque me interesase de una manera especial, sino porque me tocó estudiarlo en el curso Preuniversitario (creo que era el de 1961-62), cuando éste consistía en asignaturas monográficas. "Menéndez Pelayo" era una de ellas; otra "Plazas y provincias africanas". Qué tiempos.
Cursé el Preu en el Instituto "Jaime Balmes" de Barcelona. La "asignatura" de marras corrió a cargo de  Guillermo Díaz-Plaja, catedrático de Literatura de aquel Instituto. En realidad, más que clases, lo que nos daba D. Guillermo -cuando las daba, pues solía faltar bastante- eran más bien charlas o divagaciones. Nos habló mucho de dos de los maestros de Menéndez y Pelayo en la universidad de Barcelona: Milá y Fontanals y Rubió y Ors. Nos dijo que al hijo de éste último, Rubió y Lluch, compañero de aula de Menéndez y Pelayo y más tarde catedrático de Literatura en las universidades de Oviedo y Barcelona, lo había conocido en persona, ya jubilado. En una ocasión, aprovechando que D. Marcelino era de Santander, nos estuvo hablando durante una hora sobre la contraposición entre el mundo cántabro y el mundo mediterráneo, tomando como referencia dos poetas novecentistas: Ramón de Basterra y Josep Carner.
No recuerdo qué nota saqué en el examen, pero aprobé. Sí recuerdo que la pregunta sobre la opinión que al erudito santanderino le mererecían las ideas estéticas de Fox Morcillo la clavé. La verdad es que estudiar a Menéndez Pelayo me sirvió, sobre todo, para interesarme por otros aquellos autores a los que el polígrafo santanderino detestaba, que no eran pocos. Es sabido: los caminos de la literatura son tortuosos, e impredecibles.  

Comentarios

  1. Es lamentable ese olvido: me parece un excelente escritor, con un estilo delicioso y una erudición pasmosa. Su "Historia de los heterodoxos españoles" es una joya. (He leído fragmentos). Pero me parece un pensador muy pobre. ¡Tenías buenos profesores! Yo estudié (algo) en La Salle Condal.

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que, al final de curso, hasta le cogí cariño. Era un reaccionario, pero, en cambio sentía un gran amor por Cataluña (incluso pronunció un discurso en catalán en unos Jocs Florals). Coincido contigo: no se merece el olvido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…