Ir al contenido principal

Menéndez Pelayo

Marcelino Menéndez Pelayo (1856-1912)

Parece cosa comprobada que el centenario de Marcelino Menéndez Pelayo está pasando con más pena que gloria. Personalmente es una figura que me queda un poco lejos, si bien es de justicia reconocer su importancia como historiador y crítico de las letras hispanas. Sin embargo, hubo un tiempo en que yo supe mucho de Menéndez Pelayo; no porque me interesase de una manera especial, sino porque me tocó estudiarlo en el curso Preuniversitario (creo que era el de 1961-62), cuando éste consistía en asignaturas monográficas. "Menéndez Pelayo" era una de ellas; otra "Plazas y provincias africanas". Qué tiempos.
Cursé el Preu en el Instituto "Jaime Balmes" de Barcelona. La "asignatura" de marras corrió a cargo de  Guillermo Díaz-Plaja, catedrático de Literatura de aquel Instituto. En realidad, más que clases, lo que nos daba D. Guillermo -cuando las daba, pues solía faltar bastante- eran más bien charlas o divagaciones. Nos habló mucho de dos de los maestros de Menéndez y Pelayo en la universidad de Barcelona: Milá y Fontanals y Rubió y Ors. Nos dijo que al hijo de éste último, Rubió y Lluch, compañero de aula de Menéndez y Pelayo y más tarde catedrático de Literatura en las universidades de Oviedo y Barcelona, lo había conocido en persona, ya jubilado. En una ocasión, aprovechando que D. Marcelino era de Santander, nos estuvo hablando durante una hora sobre la contraposición entre el mundo cántabro y el mundo mediterráneo, tomando como referencia dos poetas novecentistas: Ramón de Basterra y Josep Carner.
No recuerdo qué nota saqué en el examen, pero aprobé. Sí recuerdo que la pregunta sobre la opinión que al erudito santanderino le mererecían las ideas estéticas de Fox Morcillo la clavé. La verdad es que estudiar a Menéndez Pelayo me sirvió, sobre todo, para interesarme por otros aquellos autores a los que el polígrafo santanderino detestaba, que no eran pocos. Es sabido: los caminos de la literatura son tortuosos, e impredecibles.  

Comentarios

  1. Es lamentable ese olvido: me parece un excelente escritor, con un estilo delicioso y una erudición pasmosa. Su "Historia de los heterodoxos españoles" es una joya. (He leído fragmentos). Pero me parece un pensador muy pobre. ¡Tenías buenos profesores! Yo estudié (algo) en La Salle Condal.

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que, al final de curso, hasta le cogí cariño. Era un reaccionario, pero, en cambio sentía un gran amor por Cataluña (incluso pronunció un discurso en catalán en unos Jocs Florals). Coincido contigo: no se merece el olvido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).