Ir al contenido principal

Caxoncitos de Anita


Desconozco quién se esconde tras el Bachiller***, pero su obra intitulada Los caxoncitos de la almohadilla de Anita, o sea el libro del tocador, publicado en Madrid por la Imprenta Real en 1804, contiene en su pequeño formato el inconfundible perfume del siglo XVIII. Se trata de un librito misceláneo, "dedicado a las señoritas de mi edad", con historias de variada procedencia, unas originales y otras traducciones o adaptaciones de otros autores (que no se mencionan, como es habitual en la época).
En la introducción señala el autor que encontró los escritos en unos cajoncitos que había en una almohadilla perteneciente a una dama llamada Anita, "que por su tamaño parecía un baul catalán". Los cajoncitos no solo estaban llenos de hilos y agujas, sino también de papeles. En uno de ellos había "una ensalada literaria de anécdotas extravagantes, y fragmentos de la literatura china, cosa jamás vista en el mundo literario, y que el diablo no hubiera inventado otra semejante".
Una de estos "fragmentos" chinos dice así:
"Tsong-su-y era el hombre más frugal y sencillo, pues llevó diez años un mismo vestido negro, y conservó el mismo calzado. Quando fue elevado a la dignidad de Gobernador de Tcheon, sus hijos se juntaron para decirle: Padre, sabemos vuestro desinterés, y así no esperamos ningún producto de vuestro nuevo cargo: solo sí os diremos que ya teneis mucha edad; que la madera de Tchou es excelente, y que no dexeis de pensar en lo sucesivo (con esto le convidaban a que previniese aquella madera para sus funerales, en cuyo punto son los Chinos muy exactos). El padre, sin responderles nada, marchó a su destino; y habiéndole servido algunos años, quando volvió a su casa, le salieron a recibir los hijos, diciéndole si había tomado consejo; pero él les respondió sonriéndose: me han dicho que el Ciprés vale tanto como el Chan (especie de madera de aquel territorio). Según eso, dixo uno, ¿habeis hecho prevención de madera de Ciprés? Sí, hijo mío, respondió el buen anciano: aquí os traygo las semillas de este árbol: sembradle, si gustais". 
   

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.