Ir al contenido principal

Vital Aza


Se cumple este año el centenario de la muerte del escritor Vital Aza. En su homenaje reproduzco el texto titulado "Pequeño Plutarco", que escribí en la columna "Olvido y desidias", del suplemento cultural de La Nueva España, el 5 de enero de 1995

El asturiano Vital Aza (1851-1912) desparramó su ingenio -o vis cómica, como solía decirse- en más de setenta piezas teatrales (entre comedias, sainetes, juguetes cómicos, apropósitos, bocetos de costumbres...). Pocas de estas obras han llegado hasta nosotros,aunque sí el eco del éxito y popularidad de que gozaron en su día. Aza escribió también libros de versos, la mayoría de carácter jocoso y satírico, cualidades éstas poco valoradas hoy en día frente a otros registros poéticos de más altos vuelos. Los mismos títulos de sus poemarios -Ni fu ni fa, Frivolidades, Todo en broma, Bagatelas- parecen indicar que ni siquiera el propio autor les daba excesiva importancia. Cabe pensar, sin embargo, que de haberse dedicado con preferencia a la narrativa seguramente la posteridad hubiera sido algo más generosa con su legado literario. (Pienso, por ejemplo en el caso de otro humorista coetáneo, Juan Pérez Zúñiga, cuyos Viajes morrocotudos en busca del "Trifinus melancolicus o sus Cuentos embolados -"así llamados porque no se les ve la punta"- han tenido la suerte de ser varias veces reeditados).
Pero hay un libro en el que, a mi entender, la esencia del humor del escritor asturiano permanece intacta a pesar del tiempo transcurrido. Este libro se titula Plutarquillo (1901), y en él se recoge una docena de "biografías festivas de personajes célebres", desde la de Demóstenes hasta la de Tito (en verso), pasando por las de Séneca, Saladino, Epaminondas o Lúculo (ésta última en forma de "interview"). Advierte Aza al lector en en el prólogo: "No veas en el tono zumbón de estas biografías asomo siquiera de irreverencia y menosprecio, y cuenta que las llamo ligeras por no llamarlas pesadas.
Y nada pesadas, en verdad, resultan. Las mejores y más variadas habilidades de Vital Aza se despliegan en estos regocijantes esbozos biográficos: retruécanos, dobles sentidos, y otros artificios se suceden si dar respiro al lector. Gusta Aza de jugar con las frases hechas y los lugares comunes para, dándoles la vuelta, mostrarnos el revés de la historia., con sus absurdos y contradicciones. He aquí, por ejemplo, el inicio de la biografía del general romano Paulo Emilio: "Corría el año 216 antes de nuestra era. Y digo que corría, porque así lo aseguran los historiadores. Ellos sabrán por qué este año andaba tan deprisa..." Y así hasta el final.
Gran parte del humor escrito es perfume volátil de una época determinada. A veces, sin embargo, logra traspasar el filtro inapelable del tiemplo con toda su frescura y espontaneidad. Pienso que Vital Aza , con su Plutarquillo, lo consigue.
   

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.