Ir al contenido principal

Vital Aza


Se cumple este año el centenario de la muerte del escritor Vital Aza. En su homenaje reproduzco el texto titulado "Pequeño Plutarco", que escribí en la columna "Olvido y desidias", del suplemento cultural de La Nueva España, el 5 de enero de 1995

El asturiano Vital Aza (1851-1912) desparramó su ingenio -o vis cómica, como solía decirse- en más de setenta piezas teatrales (entre comedias, sainetes, juguetes cómicos, apropósitos, bocetos de costumbres...). Pocas de estas obras han llegado hasta nosotros,aunque sí el eco del éxito y popularidad de que gozaron en su día. Aza escribió también libros de versos, la mayoría de carácter jocoso y satírico, cualidades éstas poco valoradas hoy en día frente a otros registros poéticos de más altos vuelos. Los mismos títulos de sus poemarios -Ni fu ni fa, Frivolidades, Todo en broma, Bagatelas- parecen indicar que ni siquiera el propio autor les daba excesiva importancia. Cabe pensar, sin embargo, que de haberse dedicado con preferencia a la narrativa seguramente la posteridad hubiera sido algo más generosa con su legado literario. (Pienso, por ejemplo en el caso de otro humorista coetáneo, Juan Pérez Zúñiga, cuyos Viajes morrocotudos en busca del "Trifinus melancolicus o sus Cuentos embolados -"así llamados porque no se les ve la punta"- han tenido la suerte de ser varias veces reeditados).
Pero hay un libro en el que, a mi entender, la esencia del humor del escritor asturiano permanece intacta a pesar del tiempo transcurrido. Este libro se titula Plutarquillo (1901), y en él se recoge una docena de "biografías festivas de personajes célebres", desde la de Demóstenes hasta la de Tito (en verso), pasando por las de Séneca, Saladino, Epaminondas o Lúculo (ésta última en forma de "interview"). Advierte Aza al lector en en el prólogo: "No veas en el tono zumbón de estas biografías asomo siquiera de irreverencia y menosprecio, y cuenta que las llamo ligeras por no llamarlas pesadas.
Y nada pesadas, en verdad, resultan. Las mejores y más variadas habilidades de Vital Aza se despliegan en estos regocijantes esbozos biográficos: retruécanos, dobles sentidos, y otros artificios se suceden si dar respiro al lector. Gusta Aza de jugar con las frases hechas y los lugares comunes para, dándoles la vuelta, mostrarnos el revés de la historia., con sus absurdos y contradicciones. He aquí, por ejemplo, el inicio de la biografía del general romano Paulo Emilio: "Corría el año 216 antes de nuestra era. Y digo que corría, porque así lo aseguran los historiadores. Ellos sabrán por qué este año andaba tan deprisa..." Y así hasta el final.
Gran parte del humor escrito es perfume volátil de una época determinada. A veces, sin embargo, logra traspasar el filtro inapelable del tiemplo con toda su frescura y espontaneidad. Pienso que Vital Aza , con su Plutarquillo, lo consigue.
   

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…