Ir al contenido principal

Abrelatas

Ilustración de Camille Bryen (L'ouvre-boîte, 1952)

En la pasada Feria del Libro Antiguo de Oviedo, compré un ejemplar del que son autores Jacques Audiberti y Camille Bryen. El título era L'ouvre-boîte, editado por Gallimard en 1952. Lo que más me llamó la atención fue el subtítulo: Colloque abhumaniste.
Pues bien, una vez leído, sigo sin enterarme de qué cosa es el "abhumanismo". De hecho hacía tiempo que no me topaba con un libro del que no entiendes nada. Culpa mía, sin duda; pero cierto es que ni Audiberti ni Bryen se esfuerzan mucho por acalarar el asunto al lector llano. En el libro el escritor (Audiberti) conversa con el artista (Bryen), pero del diálogo no nace la luz, al menos para mí.
En el libro sale a relucir un aparato llamado "atomófono", el cual tiene "trescientos sesenta y cinco hilos que se enroscan y desenroscan a una velocidad igual al desarrollo de la luz silábica, refractada por un pensamiento acelerado, pudiendo alcanzar hasta el coloquio". Otro procedimiento experimental que también hace su aparición es el "synego", del Dr. Grandniais, un aparato que por un extremo se introduce una imagen gráfica (dibujo o foto) de un individuo dado, humano, mineral, animal o incluso una ficha signalética; y por el otro extremo se introduce la imagen o foto de un segundo individuo. El synego "permite a las dos efigies resonar la una sobre la otra en vibraciones simultáneas".
Y bien, ¿qué es el "abhumanismo"?. Pues es "el mundo sin el hombre. Sin el hombre que conocemos (...) El mundo tal cual era al principio, antes de ser compartimentado, clasificado, humanizado".

Comentarios

  1. Interesantísima adquisición, Jorge. Lástima no haberla encontrado yo antes que tú. Por lo que cuentas, me recuerda al imprescindible "Locus solus", de Raymond Roussel, donde el excéntrico Cantarell nos entretiene a todos con sus ocurrentes inventos. Cuando la literatura es un "jardín" todos nos ponemos...
    Fernando Fonseca

    ResponderEliminar
  2. Como sé que te interesa el teatro, te diré que Audiberti está considerado uno de los cultivadores del teatro del absurdo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Recientemente ha llegado a mis manos El Psicógrafo (1889) del periodista Antonio Sánchez Ramos. El protagonista se suicida y deja un busto que a determinadas horas y días contará la historia del personaje ante una reunión de sus amigos. ¡La de libros y escritores que uno se va encontrando, que con una pizca más de atrevimiento y fantasía podrían haber sido magníficos libros de aventuras! David M.V.

    ResponderEliminar
  4. Está todavía por escribir la historia de estos "raros" de la literatura, sobre todo en nuestro país.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…