Ir al contenido principal

Abrelatas

Ilustración de Camille Bryen (L'ouvre-boîte, 1952)

En la pasada Feria del Libro Antiguo de Oviedo, compré un ejemplar del que son autores Jacques Audiberti y Camille Bryen. El título era L'ouvre-boîte, editado por Gallimard en 1952. Lo que más me llamó la atención fue el subtítulo: Colloque abhumaniste.
Pues bien, una vez leído, sigo sin enterarme de qué cosa es el "abhumanismo". De hecho hacía tiempo que no me topaba con un libro del que no entiendes nada. Culpa mía, sin duda; pero cierto es que ni Audiberti ni Bryen se esfuerzan mucho por acalarar el asunto al lector llano. En el libro el escritor (Audiberti) conversa con el artista (Bryen), pero del diálogo no nace la luz, al menos para mí.
En el libro sale a relucir un aparato llamado "atomófono", el cual tiene "trescientos sesenta y cinco hilos que se enroscan y desenroscan a una velocidad igual al desarrollo de la luz silábica, refractada por un pensamiento acelerado, pudiendo alcanzar hasta el coloquio". Otro procedimiento experimental que también hace su aparición es el "synego", del Dr. Grandniais, un aparato que por un extremo se introduce una imagen gráfica (dibujo o foto) de un individuo dado, humano, mineral, animal o incluso una ficha signalética; y por el otro extremo se introduce la imagen o foto de un segundo individuo. El synego "permite a las dos efigies resonar la una sobre la otra en vibraciones simultáneas".
Y bien, ¿qué es el "abhumanismo"?. Pues es "el mundo sin el hombre. Sin el hombre que conocemos (...) El mundo tal cual era al principio, antes de ser compartimentado, clasificado, humanizado".

Comentarios

  1. Interesantísima adquisición, Jorge. Lástima no haberla encontrado yo antes que tú. Por lo que cuentas, me recuerda al imprescindible "Locus solus", de Raymond Roussel, donde el excéntrico Cantarell nos entretiene a todos con sus ocurrentes inventos. Cuando la literatura es un "jardín" todos nos ponemos...
    Fernando Fonseca

    ResponderEliminar
  2. Como sé que te interesa el teatro, te diré que Audiberti está considerado uno de los cultivadores del teatro del absurdo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Recientemente ha llegado a mis manos El Psicógrafo (1889) del periodista Antonio Sánchez Ramos. El protagonista se suicida y deja un busto que a determinadas horas y días contará la historia del personaje ante una reunión de sus amigos. ¡La de libros y escritores que uno se va encontrando, que con una pizca más de atrevimiento y fantasía podrían haber sido magníficos libros de aventuras! David M.V.

    ResponderEliminar
  4. Está todavía por escribir la historia de estos "raros" de la literatura, sobre todo en nuestro país.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.